Windows 10

Estamos ante uno de los mejores sistemas operativos creados por Microsoft, ya que Windows 10 posee grandes mejoras en muchos aspectos, como la gestión de los procesos en segundo plano, así como una compatibilidad y funcionamiento mejorados con los procesadores más recientes de Intel y AMD, lo que mejora en gran medida el rendimiento y la vida de la batería en portátiles.

Sin embargo, de los más de 150 millones de usuarios que ya dieron el salto a Windows 10 desde Windows 7 u 8 nos topamos con decenas de reportes de diversos problemas con el nuevo entorno operativo, incluyendo un arranque más lento, una velocidad inferior a la hora de navegar por internet, pantallazos azules repentinos, la falta de audio y mucho más.

Yo mismo he observado que mi portátil Lenovo Y50-70 tardaba el triple en arrancar Windows 10 frente a como lo hacía en Windows 8. Además, las páginas de internet se cargaban ligeramente más tarde.

Por otro lado, es cierto que las aplicaciones ya instaladas en Windows 10 se abren con más velocidad y suelen procesar mejor cualquier carga de trabajo.

A continuación compartiré algunos consejos bastante útiles que te permitirán optimizar tu nuevo Windows 10 y deshacerte de algunos de los problemas que quizás hayas encontrado después de haber actualizado desde Windows 8. Yo ya los he probado y me han dado resultados, pero su eficacia dependerá mucho de las especificaciones de cada PC o portátil.

Actualiza los controladores

Lo primero que hay que hacer después de instalar Windows 10 es actualizar todos los drivers con sus versiones correspondientes para el nuevo SO de Microsoft, ya que de este modo te asegurarás de tener un equipo totalmente compatible desde el punto de vista de la tarjeta gráfica, el sistema de audio, etc.

Libera espacio en el disco duro

Windows 10, al instalarse, conserva la copia de tu instalación de Windows anterior, sea 7, 8 u 8.1, a la cual llama Windows.old. Para eliminarla podemos seguir los siguientes pasos: Vamos a Inicio -> Configuración -> Sistema -> Almacenamiento -> Eliges tu disco duro (C: por defecto) -> Archivos temporales -> “Versión anterior de Windows”. Una vez allí, damos click a “Eliminar versiones anteriores”. Por supuesto lo harás si no tienes pensado volver a tu Windows anterior, ya que esto eliminará toda posibilidad de hacerlo.

Luego puedes ir al Explorador de Archivos> Click derecho en la unidad Windows (C:) y luego en “Propiedades”. En la pestaña “General” verás la opción para “Liberar espacio” en tu disco, incluyendo archivos innecesarios, archivos temporales, etc.

Liberar espacio en el disco C
Liberar espacio en el disco C

Ejecuta un optimizador del sistema

Programas como Ccleaner pueden ayudarte a liberar espacio en tu disco y a eliminar datos innecesarios en el registro de Windows, además de desfragmentarlo, lo cual ayuda bastante a mejorar el rendimiento. Es importante que al ejecutar Ccleaner veas cada una de las opciones con calma, porque podrías eliminar algo importante por error.

Para funciones más avanzadas podrías recurrir a programas como Advanced SystemCare Pro o AVG PC TuneUp, que podrán ayudarte a ejecutar un mantenimiento más completo a tu sistema, mejorando incluso la velocidad de internet, el tiempo de arranque, etc.

Desfragmentar el disco

Los datos no se guardan siempre de forma correcta en el disco duro, por lo tanto, desfragmentar el disco ayuda a que Windows pueda acceder a la información guardada en tu computadora de manera más rápida y eficiente. Para poder hacer esto, puedes usar un optimizador de sistema o puedes recurrir al propio sistema de desfragmentación de Windows. Tan sólo tendrás que escribir “Desfragmentar y optimizar unidades” en el cuadro de búsqueda del Panel de control y la opción de aparecerá de inmediato. En la ventana que se abre, selecciona el disco de Windows y pincha en “Analizar” y luego en “Optimizar”.

Desfragmentación de disco en Windows 10
Desfragmentación de disco en Windows 10

Usa un programa Antivirus

No importa si utilizas Windows Defender, será suficiente para hacer un análisis periódico (Una vez a la semana es suficiente) en busca de virus, ya que estos también pueden traer grandes problemas y lentitud a nuestra computadora.

Apuesta por el rendimiento a costa de la apariencia

Deshabilita algunas opciones relacionadas con la apariencia de Windows 10 desde el Panel de control. Para llegar a esta opción haz click derecho en el menú Inicio > Panel de Control > Escribe “Opciones de indización” en el cuadro de búsqueda y selecciona “Opciones de indización”.

Si no sabes qué deshabilitar, a continuación encuentras una captura de pantalla con las opciones desactivadas por mí:

Opciones de apariencia y rendimiento en Windows 10
Opciones de apariencia y rendimiento en Windows 10

Desactiva programas del Inicio

Algunas de las aplicaciones que están programadas para arrancar con Windows suponen una carga bastante grande para el sistema operativo, lo que ralentiza el tiempo de arranque y la carga de procesos. Así que si haces click derecho en la barra de tareas y eliges el Administrador de tareas te aparecerá una ventana con varias pestañas.

Si pinchas en la pestaña Inicio podrás ver aquellas aplicaciones que están incluidas en la sesión de Inicio de Windows. Desde allí podrás ordenarlas en función del impacto que tienen en el arranque y desactivarlas o demorar su inicio.

Administrador de Inicio en Windows 10
Administrador de Inicio en Windows 10

Desinstala aplicaciones innecesarias

De vez en cuando es bueno abrir la lista de aplicaciones y ver cuáles hemos dejado de usar, ya que así se libera espacio y memoria en el sistema.

Todos estos ajustes pueden funcionar o no en algunos sistemas. Hay usuarios que usan ordenadores/portátiles de última generación que vienen equipados con unidades SSD, más de 10GB de RAM y procesadores de 8 núcleos o más, y la desfragmentación o limpieza de disco ya no tiene demasiado sentido, pues no marcaría demasiado la diferencia. En ese caso habría que buscar otras soluciones, incluyendo contactar con el fabricante para que compruebe si hay algún problema de compatibilidad del equipo con Windows 10 o si hace falta actualizar el BIOS.

¿Has tenido algún problema desde que instalaste Windows 10 en tu PC o portátil? Cuéntanos tus experiencias.

No hay comentarios

Dejar una respuesta