Teclado de portátil y estetoscopio
Monitoriza de cerca la temperatura de tu portátil

El sobrecalentamiento es uno de los múltiples problemas que pueden surgir en los portátiles más antiguos o aquellos utilizados para tareas más pesadas por parte de los usuarios. Esto puede crear diversos disgustos, empezando por el ya famoso Pantallazo Azul o Blue Screen, aunque también puede haber pérdidas importantes de datos o incluso daños internos de algún componente de hardware.

Si notas que tu portátil se sobrecalienta demasiado o el ventilador hace ruidos más fuertes y prolongados puedes recurrir a una empresa especializada de reparaciones, donde los profesionales harán una limpieza completa de las entrañas del portátil.

Sin embargo, en caso de que no puedas acudir a una empresa, podemos darte algunos consejos para cuando desees diagnosticar temperaturas excesivas y formas de prevenirlo.

En primer lugar, debes detectar por dónde sale el aire caliente emitido por el refrigerador del procesador. Si tu ventilador empieza a girar a gran velocidad y notas que sale poco aire por esos conductos entonces hay mucho polvo en el interior, lo que se traduce en menores capacidades de enfriamiento del procesador y la tarjeta gráfica. La solución es limpiar el polvo del portátil.

En función de cada portátil, la limpieza del refrigerador puede ser más o menos complicada. Algunos modelos tienen una tapa detrás del portátil que después de ser retirada dan acceso rápido al refrigerador. El método más simple para quitar el polvo del refrigerador es usando un spray de aire comprimido.

Si observas que la velocidad del refrigerador varía de un modo inadecuado y genera ruidos extraños, entonces despega la etiqueta que hay en la parte posterior del ventilador y pon unas gotas de aceite mineral.

En el caso de los portátiles sin tapa de acceso al refrigerador hay que desmontar el portátil en su mayoría, comenzando por el disco duro, la memoria RAM, el teclado, los botones de encendido y apagado, etc. Si tienes dudas en cuanto a la transferencia de calor entre el procesador o la tarjeta gráfica y los elementos de enfriamiento, puedes desmontar y limpiar la vieja pasta térmica y luego usar un paño suave para su limpieza.

Aplica una cantidad adecuada de pasta nueva y luego vuelve a montar los componentes de refrigeración. Tras haber re-ensamblado el portátil, si la temperatura sigue siendo demasiado alta, te recomiendo que recurras a algún método adicional de enfriamiento, como por ejemplo una base de refrigeración. La mayoría se conectan por USB al portátil, de modo que el ruido de los ventiladores auxiliares se verá reducido. Esto aumenta la cantidad de aire frío que va al portátil, manteniendo las temperaturas más reducidas.

2 COMENTARIOS

Dejar una respuesta