Pantalla de inicio de sesión en Windows 10
Pantalla de inicio de sesión en Windows 10

Los que hemos decidido dar el salto a Windows 10 sin esperar demasiado, probablemente nos hemos topado con algunos problemas. Es bien sabido por todos que las nuevas versiones de cualquier sistema operativo no son siempre lo mejor para instalar como nuestro sistema principal, pero la versión 10 de este increíble SO ha dado muy buena pinta, y muchos no han esperado para instalarlo (incluyéndome).

Lamentablemente, muchas personas han reportados problemas de arranque lento con el nuevo sistema operativo después de haber realizado la actualización desde Windows 7 o Windows 8.

Si eres uno de los que posee este problema, aquí te traemos la solución, sigue leyendo.

Activar el inicio rápido

Puede que algunas computadoras no traigan el inicio rápido de Windows 10 activado por defecto. Para poder activarlo, o asegurarse de que está activo, nos iremos a Inicio  ->  Configuración  ->  Sistema  ->  Inicio/apagado y suspensión  ->  Configuración Adicional de energía  ->  Elegir el comportamiento de los botones de inicio/apagado.

Inicio Rápido en Windows 10
Inicio Rápido en Windows 10

En la ventana que se nos abre, iremos hasta la última sección “Configuración de apagado”, y allí veremos la opción “Activar inicio rápido”. Algunas personas verán la opción marcada y como no disponible para desactivarla, en este caso significa que efectivamente tenemos el inicio rápido activo y funcionando. En el caso contrario, si no está marcado, lo marcaremos, guardamos las opciones y luego salimos; en nuestro próximo reinicio seguramente podremos disfrutar del inicio rápido.

Curiosamente, algunos usuarios han reportado que el problema de arranque lento podría solucionarse del modo contrario, desactivando la opción de Inicio rápido (yo mismo lo he probado y la verdad es que no hubo ninguna diferencia en el tiempo de arranque).

Desactivar o retrasar aplicaciones del Inicio

En caso de que tengas la opción activa y aún el inicio sea lento, iremos a la barra de herramientas, click derecho y buscaremos el administrador de tareas, el de toda la vida. Luego en la ventana que se abre buscaremos la pestañaInicio”, y allí vamos a poder deshabilitar todas las opciones que no sean prioritarias para nuestro inicio de Windows, así evitaremos que al encender la computadora se cargue demasiado de procesos y tarde más de lo normal.

Como puedes ver en la siguiente captura de pantalla, algunas aplicaciones tienen un impacto Alto en el tiempo de arranque de nuestro sistema operativo, por lo que es recomendable deshabilitarlas o retrasarlas.

Administrador de Inicio en Windows 10
Administrador de Inicio en Windows 10

Si no quieres deshabilitar alguna aplicación, también tienes la posibilidad de retrasar su inicio, para que su proceso se active pasados unos minutos después de haber encendido el PC.

Actualizar el controlador gráfico

Algunos reportes indican que la pantalla negra (que suele ser la culpable del retraso en el inicio de Windows 10) suele aparecer en aquellos ordenadores que alternan entre el adaptador Intel HD Graphics y una tarjeta dedicada de NVIDIA o AMD.

Para comprobar si este es el problema, desactiva el driver gráfico de AMD o NVIDIA y reinicia tu ordenador. Para ello, haz click derecho en el Menú Inicio y pincha en Administrador de dispositivos.

Pincha en Adaptadores de pantalla y luego identifica tu tarjeta gráfica dedicada, que probablemente será de Nvidia, AMD Radeon o ATi Radeon. Finalmente, click derecho sobre la tarjeta y pincha en “deshabilitar”. Esto provocará que la pantalla de tu ordenador se vuelva negra por un momento. Ahora apaga tu PC, no lo reinicies, y vuelve a encenderlo para ver si el problema fue corregido.

Desactivación de la tarjeta gráfica en Windows 10
Desactivación de la tarjeta gráfica en Windows 10

Si observas que tu tarjeta gráfica dedicada fue la culpable de los retrasos en el arranque de Windows 10, entonces sigue los pasos de arriba y vuelve a reactivarla. Luego ve al sitio web del fabricante de tu tarjeta gráfica, ya sea AMD o NVIDIA y busca la última versión de los controladores para tu adaptador.

Una vez que el nuevo controlador esté instalado, reinicia tu PC para comprobar si el problema se ha resuelto.

Optimizar el registro y el disco duro

Después de haber dado el salto de Windows 7/8 a Windows 10 es posible que tu disco duro haya quedado un poco afectado por este cambio, y una de mis recomendaciones es que instales algún programa de optimización del sistema, como por ejemplo CCleaner, Advanced SystemCare Pro o TuneUp Utilities con el fin de identificar si tu PC tiene el disco duro fragmentado, si hay residuos que pueden ser eliminados o si tu registro tiene algún problema.

Estos programas también serán capaces de optimizar otros aspectos de tu PC o portátil, como por ejemplo la velocidad de internet.

Esperamos que estos consejos te hayan ayudado a mejorar la velocidad de arranque de tu PC con Windows 10.

Nos gustaría saber cómo fue tu experiencia en Windows 10 y qué otros problemas encontraste.

No hay comentarios

Dejar una respuesta