Contaminación atmosférica
Un nuevo sensor de disulfuro de estaño es capaz de identificar altos niveles de dióxido de nitrógeno en el aire | Fuente: Wikipedia

Un grupo de investigadores de Australia y China han descubierto recientemente un nuevo método para detectar altos niveles de dióxido de nitrógeno a través de unos sencillos sensores que pueden ser incorporados en los futuros smartphones.

Según apunta el Departamento Medioambiental de Australia, el dióxido de nitrógeno es un gas contaminante cuyo principal origen es la quema de combustibles fósiles, incluyendo el carbón, el petróleo y el gas.

En las grandes ciudades, la mayor cantidad de este gas proviene de los tubos de escape de los vehículos (alrededor de un 80%), y pueden afectar considerablemente la salud humana, llegando a provocar problemas respiratorios al reducir la inmunidad del organismo a las infecciones pulmonares.

Ante la falta de buenos sensores para la detección del dióxido de nitrógeno en el aire, el científico australiano Kourosh Kalantar-zadeh (de Centro de Electrónicos y Sensores Avanzados del RMIT) junto con sus compañeros de la Academia de Ciencias de China, han logrado aprovechar un material conocido como disulfuro de estaño con el fin de convertirlo en sensor para una lectura más precisa de los niveles de dióxido de nitrógeno en el aire, informa Mashable.

“Es un material mágico. La superficie de este material tiene una energía que atrae selectivamente las moléculas de gas del dióxido de nitrógeno a su superficie”, declaró Kalantar-zadeh sobre su hallazgo.

El sensor obtenido, que es como una lámina de disulfuro de estaño con el espesor de varios átomos, absorbe las moléculas de gas del dióxido de nitrógeno, lo que facilita su medición por parte de los científicos.

Además, Kalantar-zadeh asegura que este sensor es muy barato de fabricar y podría ser incorporado en los futuros smartphones para que alerte a los usuarios cuándo se encuentren en una zona con altos niveles de dióxido de nitrógeno, o incluso podría colocarse en casas o en vehículos.

“Ahora mismo necesitas un detector de humo en todos los lados. No hay ninguna regulación que obligue a la gente usar un sensor de dióxido de nitrógeno […] En las zonas de mucho tráfico, donde hay muchas emisiones de camiones diésel, deberían ser imprescindibles”.

Kalantar-zadeh dijo que su equipo publicó esta investigación con la esperanza de convencer a algún fabricante para que empiece a producir sensores de disulfuro de estaño. Podrás encontrar el estudio en el número de martes de la revista científica ACS Nano.

No hay comentarios

Dejar una respuesta