Ilustración abstracta con olas coloridas

El modo en que nuestro cerebro funciona sigue siendo uno de los mayores misterios sin resolver en la actualidad. Los científicos están constantemente estudiando este órgano para ver por qué en algunos casos nuestras acciones son predecibles, mientras que en otros actuamos de maneras inesperadas.

Alexandre Pouget, especialista neurólogo en la Universidad de Geneva, asegura que todas las informaciones que nos llegan del exterior pasan por una especie de “filtro” antes de ser enviadas al resto del organismo. En el caso en que algunos datos faltan, entonces el cerebro rellena esos huecos con informaciones preestablecidas.

A continuación puedes conocer algunas de las situaciones en las que actúa este mecanismo biológico:

Ilusiones ópticas

Pouget señala que nuestro cerebro está creando constantemente expectativas sobre el mundo externo y las envía de vuelta al sistema sensorial, de modo que todo lo que interpreta el mundo lo hace en base a una serie de expectativas.

Las ilusiones ópticas son el ejemplo más claro de cómo nuestro cerebro nos puede tender una trampa. Una famosa ilusión óptica es la así llamada “ilusión Ponzo”. Esta ilusión se manifiesta en el momento en que miramos el esquema de unos raíles o carretera donde aparecen trazadas dos líneas amarillas. Aunque aparentemente esas líneas tienen tamaños diferentes, en realidad son del mismo tamaño. La razón de por qué las vemos así se debe a que una de las líneas está trazada a una distancia mayor de la otra, según apunta Discovery.

Sensación de pérdida de peso

Normalmente, la pérdida de peso ocurre al tratar de quemar más calorías de las que ingerimos en un día. Al parecer, el cerebro humano tiene algunas hormonas que tratan de mantener estable el peso corporal, en proporción con la altura, con una variación aproximada de ±7 kg. Estas hormonas están localizadas en la glándula hipófisis, que se encuentra a la altura del hipotálamo (que a su vez pertenece al encéfalo). El modo en que puedes controlar los receptores neurales determinará la rapidez con la que pierdes peso. En este sentido. Es recomendable estar atentos a nuestra alimentación, y comer sólo en el momento en que surge la sensación de hambre.

Falsos recuerdos

Todos hemos tenido al menos una vez en la vida recuerdos pasados de momentos que en realidad nunca hemos vivido. Los especialistas aseguran que cada vez que tratamos de recordar algo, nuestra memoria afecta la imagen que tenemos del pasado. Un ejemplo así sería el caso de la justicia estadounidense, que sólo este año soltó de prisión a unos 200 condenados, que resultaron ser inocentes, pero fueron encarcelados porque algunos testigos aseguraban que les vieron cometiendo delitos, cuando en realidad no fue así.

El síndrome del oído musical

Un caso así fue relatado por un hombre estadounidense que durante un vuelo se dio cuenta de que su esposa padecía este síndrome. En un momento dado, la mujer le dijo a su esposo que la música del avión sonaba muy bien, pero el hombre se sorprendió porque no había ninguna música dentro del aparato. La joven no creía cuando su esposo se lo dijo, hasta el momento en que volvieron a viajar en avión.

Esa vez, la mujer volvió a escuchar música, pero se dio cuenta de que era una simple ilusión en el momento en que su esposo encendió su aparato auditivo. La mujer averiguó posteriormente que sufre el síndrome del oído musical, que se explica por el hecho de que a nivel del cerebro hay recuerdos que accidentalmente llegan a la zona del nervio auditivo.

El síndrome de Charles Bonnet

Es muy similar al síndrome descrito anteriormente. La diferencia entre ellos consta en el hecho de que el síndrome de Charles Bonnet se manifiesta en los receptores visuales, llegando a provocar alucinaciones. Los afectados tienen la impresión que sufren problemas mentales, aunque los especialistas aseguran que estos episodios de alucinaciones, ya sean visuales o auditivas, aparecen en el momento en que nuestro cerebro llenas huecos en la memoria para compensar la falta de imágenes en nuestro abanico visual o auditivo.

El dolor relacionado con un órgano que ya no está físicamente ligado al cuerpo

Aquellos que tuvieron accidentes al nivel de la columna vertebral suelen tener este tipo de dolores. Según los científicos, los nervios que transmitían la sensación del color desde el órgano o miembro perdido siguen funcionando en el cerebro a pesar de que dicha parte del cuerpo haya dejado de existir.

El síndrome de la mano de extraterrestre

Aunque se conocen muy pocos casos de este tipo, esta afección es real. Su origen está en el cerebro y puede ser desencadenada como consecuencia de un tumor, problemas neurodegenerativos o ataques cerebrales. Este síndrome se manifiesta en el hecho de que las manos del paciente pueden actuar sin que la persona tenga control sobre ellas.

No hay comentarios

Dejar una respuesta