Antenas de Allen Telescope Array
Conjunto de telescopios Allen Telescope Array, ubicados en Hat Creek, California.

Científicos investigan la presencia de vida inteligente en el sistema estelar KIC 8462852, específicamente en la estrella de Tabby, ya que su luz sufre atenuaciones periódicas del 20% o más, según observaciones realizadas con el telescopio espacial Kepler.

Los investigadores no descartan el hecho de que esos cambios de luz puedan ser provocados por una civilización tecnológicamente desarrollada que pudo haber construido unas estructuras alrededor de la estrella, provocando así su oscurecimiento.

Para estudiar este comportamiento poco común, el instituto SETI ha hecho uso del telescopio Allen Telescope Array. Este telescopio está formado por 42 antenas, con una dimensión de 6 metros cada una, y se ubica en Las Montañas de las Cascadas, a unos 500 Km al Norte de San Francisco.

Durante el estudio, se ubicaron señales de radio de banda estrecha (con 1Hz de ancho) y señales de banda ancha. El científico Gerry Harp afirmó que “es la primera vez que utilizan el telescopio Allen Telescope Array en la búsqueda de bandas anchas, un tipo de emisión que normalmente no se considera en la búsqueda de vida extraterrestre inteligente”.

Una posible megaestructura espacial a la que se referían los científicos podría ser podría ser la llamada Dison o Dyson, un ‘enjambre’ de paneles solares que absorben energía de una estrella a gran escala. Otro tipo de megaestructura podría ser la disposición de hábitats artificiales mayores que el propio planeta, lo cual podría ocultar la transmisión de señales a otros habitantes galácticos.

“La historia de la astronomía nos dice que cada vez que hemos pensado que hemos encontrado un fenómeno provocado por actividades extraterrestres nos hemos equivocado. Aunque el comportamiento extraño que presenta la estrella se deba a su naturaleza y no a los alienígenas, es prudente verificar este comportamiento”, declaró el astrónomo Set Shostak.

La Estrella, seguirá siendo estudiada por los astrónomos, aunque hasta ahora no se han detectado señales de radio en el KIC 8462852.

Este trabajo fue publicado en Arxiv.org.

No hay comentarios

Dejar una respuesta