Las aplicaciones de fitness no ayudan demasiado a bajar de peso, según un reciente estudio

Si tu actual objetivo es perder peso, no trates de recurrir a tu teléfono o a tu pulsera fitness para monitorizar este proceso. Al menos eso es lo que sugiere un nuevo estudio.

Durante dos años, varios científicos han monitorizado unos jóvenes con edades de entre 18 y 35 años que usaron aplicaciones de fitness para bajar de peso. Los resultados fueron publicados en la revista Obsesity y señalan que hay pocas posibilidades de adelgazar con ayuda del smartphone.

Para comprobar si las aplicaciones enfocadas en el adelgazamiento realmente ayudan a las personas a conseguir mejores formas físicas, Laura Svetkey de la Universidad Duke, junto con sus colegas, ha creado dos métodos de adelgazamiento a través del smartphone.

El primer método fue una aplicación de adelgazamiento ideada por su equipo que ofrecía un sistema de monitorización de la salud, con la posibilidad de fijar objetivos, compartir logros en las redes sociales y más cosas. En otras palabras, los usuarios podían rastrear su peso, las calorías diarias ingeridas y la actividad física realizada.

El segundo método trataba de “conectar” a los usuarios con un experto en nutrición durante seis sesiones de grupo a la semana. Además, los usuarios también pudieron usar una aplicación para el móvil con el fin de mantener evidencia del peso, de la alimentación y el deporte, y todos los datos eran luego enviados al experto en nutrición, según apunta Ars Technica.

Unos resultados poco prometedores

Los investigadores escogieron 365 jóvenes con sobrepeso a los que repartieron en alguno de los dos grupos de forma aleatoria. En el primer grupo donde sólo usaban la aplicación, los usuarios interactuaron con ella unas 4,6 veces al día en los primeros seis meses y su uso fue bajando hasta llegar a 0,7 veces al día en el segundo año.

En cuanto al segundo grupo, que pudo disfrutar además de la supervisión de un experto, los usuarios usaban la aplicación 1,8 veces al día en los primeros seis meses y 0,4 veces al día en el segundo año del experimento.

Los miembros del primer grupo lograron bajar de peso sólo 1 o 2 kilos, mientras que los del segundo grupo unos 3 kilos de media.

Aunque estos resultados no son necesariamente concluyentes, muestran claramente cómo funciona el comportamiento humano. Los investigadores consideran que las aplicaciones deberían ser optimizadas y personalizadas para que la gente realmente se sienta motivada por ellas.

No hay comentarios

Dejar una respuesta