Avión de combate
Avión de combate

La situación mundial actualmente reina por el desconcierto y la duda ante una posible tercera guerra mundial o un conflicto contra los diferentes lugares donde se ubica el terrorismo. Recordamos los diversos atentados provocados en Estados Unidos, España y Francia que han causado un daño moral irreversible. Tampoco hay que olvidar aquellos lugares que viven el terrorismo casi habitualmente en países como Líbano, Siria Afganistán.

El atentado ocurrido en París el viernes 13 de Noviembre donde murieron 129 personas, nos lleva a cuestionarnos las diferentes propuestas para combatir el terrorismo.

Uno de los puntos a tener en cuenta en esta lucha contra el terrorismo es la tecnología. Podemos decir que la tecnología es la herramienta indispensable en la vida de todo ser humano. Gracias a la tecnología, estamos todos conectados en el mundo y sin ella, toda persona queda aislada ya que la comunicación e información aparece a través de ella.

A continuación vamos a presentarte dos prometedoras maneras de combatir el terrorismo, que, junto con las labores de inteligencia, podrían ayudar a los gobiernos a poner fin a las bajas que siguen ocurriendo por esta razón

Tecnologías de reconocimiento facial

Desde los años 60 este sistema ha avanzado mucho a sus primeros días reconociendo rasgos básicos como ojos, nariz, orejas o boca.

En atentados como los ocurridos en Boston, Estados Unidos, el FBI utilizo la técnica de la biometría facial que no es más que un avance tecnológico del reconocimiento facial que hemos mencionado. La rapidez y la facilidad que proporciona este avance, ocasionan el arresto con mayor velocidad de los sospechosos.

El futuro de esta tecnología gira al reconocimiento de posibles terroristas a través de una base de datos que compara los diferentes rasgos faciales con la de posibles terroristas.

Esquema de reconocimiento facial
El reconocimiento facial jugará un papel importante en la lucha antiterrorista en las próximas décadas

Drones de combate y espionaje

La tecnología armamentística también proporcionara nuevos métodos de espionaje e investigación sobre el paradero de las posibles comunidades terroristas así como su ubicación específica en el mapa del mundo.

Existen muchos modelos de drones y estos están incluso al alcance de las manos de cualquier persona. El último dron militar de espionaje es un minúsculo aparato de no más de 10 centímetros de largo, 2,5 de ancho y 16 gramos de peso. Este Drone es reconocido con el nombre de Black Hornet.

Dron
Los drones minúsculos tendrán cada vez más protagonismo a la hora de recabar datos de inteligencia para las agencias gubernamentales

Este aparato creado por la empresa noruega Prox Dynamics cuesta aproximadamente 20 millones de libras lo que serian unos 23 millones de euros. El gobierno británico ya ha encargado 160 para el espionaje. Pueden ser controlados desde 800 metros y alcanzan una velocidad de 35 kilómetros/hora, informa GrupoTortuga.

Estos avances tecnológicos facilitarán mucho la lucha contra el terrorismo, aunque también puede ser un arma de doble filo que de caer en manos equivocadas podría ser usada en contra de los gobiernos.

No hay comentarios

Dejar una respuesta