Un cometa centauro podría ser la causa del fin del mundo
Un cometa centauro podría ser la causa del fin del mundo

Durante muchos años los astrónomos han estudiado y vigilado el espacio ante la amenaza de los asteroides, vigilando su órbita y su recorrido en una posible colisión con la Tierra para tomar con mayor rapidez una respuesta rápida ante lo que pueda pasar. En la actualidad existe una posible amenaza más peligrosa que los asteroides.

Los astrónomos aseguran que los cometas de gran tamaño supondrían una gran amenaza en caso de colisionar con la Tierra. La mayor diferencia entre ambos cuerpos celestes es su composición: los cometas están compuestos de hielo, polvo y roca, mientras que los asteroides se componen de metales y rocas, por lo que los cometas dejan una “cola”, producida por el vapor del hielo al contacto del Sol.

El mayor peligro serían aquellos cometas que por su gran dimensión son llamados centauros  con un tamaño de 50-100 km y que se mueven en las órbitas inestables de Júpiter, Saturno Urano y Neptuno, cuya gravedad podría desviar a estos colosos hacia nuestro planeta.

Es la hora de enfocar el estudio en los cometas Centauro

Investigadores del Observatorio de Armagh y la Universidad de Buckingham en el Reino Unido creen que este hecho es una gran amenaza para el planeta y que su estudio debe ser primordial para empezar a conocer más acerca de ellos.

El astronauta Bill Napier dijo que “nuestro trabajo necesita mirar más allá de nuestro entorno más inmediato, y mirar hacia fuera más allá de la órbita de Júpiter para encontrar centauros. Si estamos en lo cierto, estos grandes cometas presentan una gran amenaza, y es el momento de entenderlos mejor”.

Según un estudio basado en civilizaciones antiguas, el ambiente terrestre y la materia interplanetaria cerca de la Tierra, es interpretada como los restos de una colisión de hace unos 30.000 años de un cometa tipo centauro. Basando datos en una nueva aproximación de otro centauro a la Tierra, una colisión de este tipo podría ocurrir una vez cada 40.000-100.000 años, lo que significa que estamos próximos a otra colisión repentina.

La solución ante este acontecimiento está en desalojar la Tierra ya que sería imposible poder desviar un cometa de esas dimensiones y mucho menos sobrevivir a su impacto, según afirman los científicos.

Fuente: Sciencealert

No hay comentarios

Dejar una respuesta