La Guerra Fría supuso la época de máxima tensión entre las grandes potencias de Estados Unidos y Rusia
La Guerra Fría supuso la época de máxima tensión entre las grandes potencias de Estados Unidos y Rusia

Unos documentos desclasificados y publicados recientemente muestran los principales puntos estratégicos que hubiera bombardeado Estados Unidos en Rusia y China durante la Guerra Fría. Se muestran estrategias en bloques donde se eliminan distintas facciones para provocar el debilitamiento de la región enemiga.

La Guerra Fría representó un período lleno de enfrentamientos políticos, sociales, militares e informativos que comenzó con el fin de la Segunda Guerra Mundial y cuyos principales protagonistas fueron los Estados Unidos y la Unión Soviética. El comienzo de esta guerra podría decirse que fue el año 1947 y se prolongó hasta la disolución de la Unión Soviética. Las razones de este enfrentamiento fueron esencialmente ideológicas y políticas.

Esta información se hace pública debido a una solicitud de 2006 por parte de William Burr, un analista del Archivo Nacional de Seguridad de la Universidad George Washington que dirige el proyecto de documentación sobre historia nuclear.

El estudio deja al descubierto que Estados Unidos estaba dispuesto a recurrir al uso de sustancias radioactivas con el fin de acabar con sus potenciales enemigos, y aclara que “los autores de este plan tendrían como objetivo la destrucción sistemática de zonas urbanas e industriales de ciudades como Pekín, Moscú, Leningrado, Berlín y Varsovia”, sin discriminar a la población civil.

Asimismo, la mayor prioridad de Estados Unidos en ese momento se hallaba la eliminación de la Fuerza Aérea de la Unión Soviética en caso de respuesta por su parte con misiles nucleares y misiles de largo alcance desde buques.

Estados Unidos utilizaría fuerza nuclear mucho más potente que en Hiroshima

Los “golpes finales” serian el resultado final de este plan con bombas atómicas 8 veces más potentes que la lanzada en Hiroshima de Japón.

Moscú y Leningrado sufrirían las mayores consecuencias de esta táctica con aproximadamente 230 bombas.

El estudio también señala que Estados Unidos pensaba en ese momento desarrollar una bomba de hasta 60 megatones, que habría generado 70 veces el poder explosiva de la bomba que destruyó Hiroshima.

Lo más preocupante es quizás que en ese momento la lista también incluía objetivos de la población civil, por lo que en caso de guerra probablemente no les habría importado si hubiesen acabado con vidas inocentes.

La Guerra Fría indudablemente fue uno de los períodos donde todo el panorama político estaba envuelto en una densa capa de secretismo. Tanto la Unión Soviética como Estados Unidos estaban centrando su atención en las capacidades militares del otro y los norteamericanos incluso llegaron a usar aviones espías con el fin de identificar las capacidades armamentísticas de los rusos, un tema bien detallado en la película Bridge of Spies.

Aún quedan muchos documentos por desclasificarse y probablemente seguirán habiendo sorpresas sobre las intenciones y actuaciones de los países en ese período lleno de tensión política.

Fuente: CNN

No hay comentarios

Dejar una respuesta