Un par de fotones (en verde) producidos durante las colisiones en el LHC sugieren la existencia de un bosón con una masa de 1.500 giga electronvoltios
Un par de fotones (en verde) producidos durante las colisiones en el LHC sugieren la existencia de un bosón con una masa de 1.500 giga electronvoltios

Investigadores presentaron los resultados preliminares obtenidos tras haber realizado dos importantes experimentos que llevaron al descubrimiento del bosón de Higgs en el año 2012, y que desde entonces mantiene en vilo a los científicos sobre la posible existencia de una nueva partícula elemental.

Los resultados confirmaron en gran parte un rumor que ya circuló en las redes sociales desde hace días, según el cual tanto el detector CMS como el ATLAS del Gran Colisionador de Hadrones ubicado en Ginebra, Suiza, detectaron en los escombros de las colisiones de protones un inesperado exceso de fotones con alrededor de 750 giga electronvoltios (GeV) de energía cada uno.

Esto aparentemente podría apuntar a un nuevo tipo de partícula, también un bosón, aunque no necesariamente similar al Higgs. Su peso sería el equivalente a unos 1.500 GeV repartido entre dos fotones de masa similar. Sería casi nueve veces más pesado que la siguiente partícula más pesada descubierta hasta la fecha, el top quark, así como una docena de veces más masiva que el Higgs.

En la conferencia realizada en el laboratorio del CERN, los dos ponientes hablaron sobre los resultados de los dos experimentos altamente energéticos que realizaron, y subrayaron que en ambos casos la significación estadística fue bastante baja.

Marumi Kado del Linea Accelerator Laboratory en la Universidad de París-Sud declaró que su experimento, denominado ATLAS, registró hasta 40 pares de fotones por encima de los números esperados del modelo estándar de física de partículas.

Por otro lado, Jim Olsen de la Universidad de Princeton en Nueva Jersey reportó que el detector CMS apenas vio 10 pares de este tipo de fotones.

“Es un poco intrigante”, declaró Dave Charlton, portavoz de ATLAS en la Universidad de Birmingham en el Reino Unido. “Pero puede ocurrir por coincidencia”.

Maxim Perelstein, físico y teórico de partículas en la Universidad Cornell de Ithaca, declaró que aunque un bosón de 1.500 GeV no esté entre las partículas que los físicos del LHC estaban buscando, podría tratarse de una partícula similar a Higgs, aunque algo más pesada, informa Nature.

“No me extrañaría demasiado si resulta que es real”, declaró Perelstein al respecto.

Algo similar declaró Gian Francesco Giudice, también teórico del CERN, quien aseguró que “si esto resultara ser una partícula real, cambiaría todo el juego”.

En cuanto a los dos fotones, el físico del CERN Tiziano Camporesi declaró que en el año 2016 el Gran Colisionador de Hadrones establecerá con claridad si esta anomalía fue sólo un caso aislado o si realmente se trata de una nueva partícula.

En el mes de marzo de 2016 los científicos realizarán nuevas pruebas y recogidas de datos que les aclarará aún más la incertitud actual.

“Esperamos recopilar casi diez veces más datos el próximo año, y esperemos que consigan resolver esta cuestión – y que no planteen nuevas dudas al mismo tiempo”, dijo Charlton.

No hay comentarios

Dejar una respuesta