Las redes sociales quieren combatir el terrorismo
Las redes sociales quieren combatir el terrorismo

Facebook, Google y Twitter también están haciendo sus propios esfuerzos para combatir el terrorismo, aunque en este caso lo hacen de forma callada para que el mundo no tenga la idea de que ellos están colaborando con las autoridades entregando datos privados de los usuarios.

El lunes pasado, Facebook eliminó el perfil que, según la compañía, pertenecía al tirador de San Bernardino, Tashfeen Malik, quien junto a su esposa es acusado de asesinar a 14 personas en un tiroteo que la policía investiga como un “acto de terrorismo”.

Apenas un día antes, el primer ministro francés y los comisionados europeos oficiales se reunieron con Facebook, Google, Twitter y otras compañías para demandar acciones más rápidas contra lo que se ha llamado “incitación al terrorismo en línea y discursos de odio.”

Las compañías describen sus políticas como leales: Ellos banean cierto tipo de contenido de acuerdo a sus propio términos y requieren órdenes judiciales para borrar o bloquear cuentas. Más allá de eso, cualquiera puede reportar contenidos como inapropiados que luego serán revisados por los empleados de las compañías.

Las redes sociales toman medidas para acabar con las propagandas que fomentan el terrorismo
Las redes sociales toman medidas para acabar con las propagandas que fomentan el terrorismo

Pero la realidad es un poco más complicada, ya que los empleados de Facebook, Google y Twitter dicen que las compañías están preocupadas que de hacerse público el nivel de cooperación que tienen con las agencias gubernamentales, podrían enfrentarse a un sinfín de demandas de otros países que pueden requerir acciones similares.

Ellos también temen que la gente los considere como unas herramientas del Gobierno o, peor aún, si las compañías muestran cómo funcionan sus filtros corren el riesgo de que los militantes radicales con conocimientos tecnológicos aprendan más sobre como derrotar sus sistemas.

Google también tiene en YouTube un sistema conocido como “Trusted Flagger”, que permite a diversos grupos policiales y organizaciones de derechos humanos marcar grandes números de vídeos como problemáticos.

Facebook, Google y Twitter dicen que ellos no tratan las quejas de los Gobiernos de un modo diferente a como tratan las quejas de los ciudadanos, a menos que las primeras vengan con una orden judicial.

“En el caso de San Bernardino, Facebook eliminó el perfil de Malik, establecido bajo un alias, por violar los estándares de la comunidad que prohíben la promoción de actos de terror”, declaró un representante de la compañía, quien también aseguró que había propaganda islamista radical, aunque se negó a decir más sobre este tema.

Es cierto que Facebook, Google y Twitter se encuentran actualmente en una delgada línea que les separa de las críticas de los usuarios por colaborar demasiado con los Gobiernos o de las críticas de los Gobiernos por no cooperar con el fin de identificar aquellas cuentas pertenecientes a personas extremistas.

No hay comentarios

Dejar una respuesta