Créditos: Wide Field Optical: Focal Pointe Observatory/B.Franke, Inset: X-ray: NASA/CXC /MSFC/D.Swartz et al, Inset: Optical: DSS, SARA
Nuevas observaciones sugieren que un pulsar incrustado profundamente dentro de la Nebulosa de Medusa puede haberse formado al mismo tiempo con la nebulosa, ambos a raíz de una antigua explosión de supernova . Créditos: Wide Field Optical: Focal Pointe Observatory/B.Franke, Inset: X-ray: NASA/CXC /MSFC/D.Swartz et al, Inset: Optical: DSS, SARA

Una explosión en el espacio puede haber creado no sólo una nebulosa brillante, sino también una estrella de neutrones que gira rápidamente, de acuerdo con los nuevos datos del Observatorio de Rayos X Chandra de la NASA.

Las observaciones de la Nebulosa Medusa, el remanente de una supernova que hay a 5.000 años luz de la Tierra, muestran un objeto inusual situado en el extremo sur de la nebulosa. Los científicos han llamado el objeto CXOU J061705.3+222127, o J0617 para abreviar, y creen que es una potencia estelar conocida como un púlsar.

Cuando una estrella masiva alcanza la fase de implosión, las capas exteriores de la estrella se colapsan hacia adentro, explotando en una supernova y creando lo que se denomina como estrella de neutrones o “púlsar” girando a velocidades increíbles y emitiendo líneas de radiación como la luz de un faro.

En las nuevas observaciones realizadas por Chandra, un anillo rodea al púlsar y una estructura como un chorro lo atraviesa. Los científicos creen que el anillo indica ya sea una región en la nebulosa donde un viento de alta velocidad de las partículas que fluyen lejos del púlsar se desacelera abruptamente, o la presencia de una onda de choque, similar a una explosión sónica, por delante del viento pulsar. Del mismo modo, el chorro de partículas podría ser despedido lejos del púlsar a alta velocidad.

El pulsar emite grandes cantidades de radiación de rayos X

La cantidad de radiación de rayos X que se emite por parte de este objeto es una evidencia de que se trata de una pulsar.  Los funcionarios de la NASA dijeron que la cantidad de radiación de rayos X en diferentes longitudes de onda, así como la forma en que la radiación se extiende rodeando el objeto, coincide con los patrones para púlsar conocidos.

Existen dudas sobre si el pulsar está conectado con la nebulosa de la Medusa o si es tan sólo un vecino.

En la actualidad los astrónomos siguen sin saber con exactitud la edad de la Nebulosa de la Medusa, pero el nuevo estudio sugiere que podría ser de unos 30.000 años, mientras que otros científicos aseguran que sólo tiene 3.000 años.

No hay comentarios

Dejar una respuesta