Un equipo de científicos de varios países ha revelado que los ordenadores cuánticos podrían abordar problemas matemáticos difíciles mediante el envío de datos en el tiempo.

El modelo de ordenador cuántico, al viajar en el tiempo crearía un lote de información que a través de la rareza de la física cuántica podría ser enviado por una “curva cerrada de línea temporal”.

“Estos son caminos a través de la tela del espacio-tiempo que gira sobre sí misma. La relatividad general permite que dichos caminos existan a través de contorsiones en el espacio-tiempo conocido como agujeros de gusano”, declaró al respecto Dave Bacon, experto en computación cuántica de Google.

Algún cambio en el pasado peligraría nuestra existencia futura

Las curvas temporales cerrados presentarían problemas de causalidad. Es el viejo dilema de los viajes en el tiempo. Si retrocedieras en el tiempo y tus actos cambiaran el futuro de tu existencia, ¿podría ser algo beneficioso para la ciencia y la vida?

Con la física cuántica en el juego, estos paquetes de información, o mensajes, podrían “enredarse” con otro sistema en el laboratorio. El entrelazado sólo sería posible en el reino cuántico, crearía las correlaciones entre mensaje de desplazamiento y el sistema de laboratorio. Esas correlaciones, a su vez, pueden alimentar las nuevas clases de computación cuántica.

También, el sistema de computación cuántica podría bordear el problema de causalidad mediante la creación de una “curva de tipo tiempo libre” que no permite la interacción directa entre el pasado del mensaje y el presente.

El mensaje enviado atrás en el tiempo se bloquearía y no se podría abrir. Pero el mismo envió del mensaje desencadenaría el fenómeno del enredo, que proporciona la potencia de cálculo utilizado para resolver el problema.

En cualquier caso, el equipo de investigación tiene una impresionante lista de credenciales. El documento fue co-escrito por ocho científicos de las siguientes instituciones: Universidad Nacional de Singapur, La Universidad de Tsinghua en China, la Universidad de Oxford, la Universidad Nacional de Australia en Canberra, la Universidad de Queensland en Santa Lucia Australia, y QKD Corp en Toronto, Canadá.

Más información: AlphaGalileo

No hay comentarios

Dejar una respuesta