Agujero negro
Agujero negro

Muchos de nosotros pensamos que la dimensión de las formas encontradas en el Universo puede llegar a ser inmensas y como en este caso, los agujeros negros podrían alcanzar dimensiones tan grandes que asustaría en el espacio.

La Universidad de Leicester ha llevado a cabo una investigación donde determinó que los agujeros negros pueden alcanzar tamaños de hasta 50.000 millones de veces la masa del sol.

En el estudio, denominado “¿Qué tamaño pueden alcanzar los agujeros negros?”, el profesor del Departamento de Física y Astronomía de la Universidad de Leicester Andrew King explora los enormes agujeros negros que hay en el centro de las galaxias, que son regiones del espacio donde el gas se instala en un disco orbital.

El gas y el polvo podría ser atrapado en el interior del agujero a medida que van perdiendo energía, pero estos discos son conocidos por ser inestables y propensos a desmenuzarse en estrellas.

Este estudio señala que los agujeros negros pueden alcanzar como mucho el tamaño de 50.000 millones de soles, aunque podrían superar esta dimensión si engullen otras estrellas o se fusionan con otros agujero negro.

“La importancia de este descubrimiento es que los astrónomos han encontrado agujeros negros con casi la masa máxima gracias a la observación de la gran cantidad de radiación emitida por el disco de gas mientras se forma. El límite de masa significa que este fenómeno no debería dar lugar a masas más grandes de las que conocemos, porque allí no habría un disco luminoso”, dijo Andrew King.

Un agujero negro aumentaría su tamaño si se fusionase con otro agujero negro o con una estrella

“En un principio es posible que haya masas de agujeros negros más grandes, por ejemplo, si un agujero con una masa casi máxima se fusionase con otro agujero negro, el resultado sería todavía más grande. Pero ninguna luz se produciría en esta fusión, y el agujero negro combinado no podría tener un disco de gas que dé luz”, agregó King.

 

El documento que detalla este interesante estudio puede encontrarse en arXiv.

No hay comentarios

Dejar una respuesta