El estándar 5G podría empezar a usarse a partir de 2018
El estándar 5G podría empezar a usarse a partir de 2018

Cada día vemos anuncios de todos los operadores de telefonía que llaman a las personas a hacerse contratos con velocidades 4G para sus móviles, que aparentemente supera los 100Mbps. Sin embargo, la realidad es que las velocidades 4G no superan de media los 10Mbps y generalmente ofrecen velocidades de descarga de entre 3 y 6 Mbps.

En cambo, la conectividad 5G será capaz de ofrecer velocidades reales de más de 100 Mbps, que podrán aprovecharse para descargar películas 3D en aproximadamente seis segundos o reproducir sin problemas contenidos de vídeo 4K o incluso 8K desde la web.

¿Qué es la velocidad 5G?

La velocidad 5G se encuentra un paso por delante del estándar 4G, que fue introducido en la industria de las telecomunicaciones en el año 2008. Dado que cada cambio a una nueva generación de velocidades en la telefonía móvil tenía lugar cada 10 años, se espera que el nuevo estándar sea introducido en el año 2018 junto con la celebración de los Juegos Olímpicos de Corea del Sur.

Sin embargo, ¿qué significa exactamente la velocidad 5G? 5G se refiere a la quinta generación de velocidades en la telefonía móvil. Con esto, las velocidades de descarga aumentan seis veces, la latencia de los comandos a través de redes inalámbricas se verá considerablemente reducida, las películas y los contenidos de vídeo se cargarán mucho más rápido y los sitios web responderán a tus acciones en un abrir y cerrar de ojos.

Actualmente no existe el estándar 5G, y los operadores de telefonía de Estados Unidos como AT&T y Verizon trabajan duramente para implementar la infraestructura que podría soportar las velocidades 5G. No nos extrañaría que los europeos trabajen también en la instalación de antenas, bases de datos y otros componentes esenciales para poder recibir y emitir señales 5G en los próximos cuatro o cinco años.

Evolución de las conectividades a las redes de telefonía móvil hasta 2020
Evolución de las conectividades a las redes de telefonía móvil hasta 2020

5G trae velocidades de descarga hasta seis veces más rápidas

¿Cuál es la diferencia frente al 4G? En la vida real, la mayor velocidad alcanzada por el estándar 4G es de entre 10 y 15 Mbps, mientras que el 5G promete velocidades de más de 100 Mbps. Como ya lo decíamos al principio, no te dejes engañar por las velocidades “cósmicas” de más de 150 Mbps que prometen las operadoras de telefonía con las redes 4G. Esas son velocidades en condiciones de laboratorio y no en el medio más habitual posible: en la calle, en el metro, en casa o en la oficina.

Sin embargo, ya se han hecho progresos en la implementación del estándar 5G, puesto que los teléfonos actuales ya cuentan con antenas LTE, que ofrecen velocidades estándar reales de 17 Mbps, que son un simple paso intermedio hacia las velocidades 5G.

Por ahora, el 5G se encuentra en la fase de investigación. Por ejemplo, Huawei y Ericsson experimentan con velocidades 5G en las zonas rurales de Holanda, mientras que los británicos crearon un centro de investigaciones para la velocidad 5G en la Universidad de Surrey.

¿Qué riesgos supone el estándar 5G?

Aunque parezca que no hay ningún riesgo, la verdad es que conviene señalar algunas cosas. Las frecuencias de radio que usan las antenas para transmitir las señales 5G son casi 20 veces mayores frente a las demás antenas que emiten señales 4G. Por ejemplo, durante la realización de las pruebas en Holanda, las antenas que emitían señales de radio alcanzaban frecuencias de 73.000 MHz, frente a los 3.500 MHz que usan las actuales antenas 4G.

Esto significa que si te acercas a una de esas antenas podrías correr el riesgo de sufrir radiaciones electromagnéticas con consecuencias bastante graves. No nos extraña que Huawei y Ericsson estén experimentando con estos dispositivos en zonas rurales aisladas, donde el acceso humano se encuentra más limitado.

Aunque la señal de radio que haya en las zonas metropolitanas sea bueno, esto también significa que habrá una mayor concentración de radiaciones pasivas. Podrás ver películas en 4K desde tu tablet o smartphone, pero tu salud podría verse afectada. Sin embargo, tampoco deberías imaginarte un escenario como el que hubo en Cernobil, pero ten en cuenta que las señales 4G ya tienen efectos nocivos en nosotros, y el paso a 5G multiplicará los riesgos.

Otro problema técnico está relacionado con las señales de alta frecuencia en general. Al igual que los sistemas inalámbricos de tipo WiFi, el estándar 5G tiene una capacidad de penetración muy reducida y pierde potencia cuando aparecen múltiples muros en su camino.

De hecho, cuanto mayor sea la frecuencia con la que es transmitida la señal, menos alcance tiene y cubre una superficie menor. En los centros comerciales o aeropuertos podrás ver películas 3D en vivo a través de YouTube, pero una vez fuera de la ciudad podrías verte obligado a volver al 4G o incluso al 3G+.

Usuario configurando su smartphone

La velocidad 5G completará la red 4G ya existente

Finalmente, al igual que el 4G y el 3G, las velocidades 5G aparecerán por primera vez sólo en determinadas zonas y sólo para los teléfonos capaces de recibir estas señales, aunque dependerán en gran medida de la enorme red de antenas 4G instaladas hasta la fecha. Asimismo, no todos los servicios de telefonía móvil pasarán a la vez a las redes 5G. Los surcoreanos probablemente serán los primeros en disfrutar de la nueva velocidad, tras lo cual seguirán los estadounidenses y los japoneses. Después el resto del mundo.

Tampoco tenemos que olvidar que los fabricantes de tarjetas SIM también tendrán que actualizar sus tarjetas para los nuevos estándares de velocidad. Si hasta ahora fuiste el feliz dueño de una tarjeta SIM compatible con velocidades 4G, probablemente en 2018 tendrás que cambiarla. El internet 5G estará disponible, probablemente, en 2019-2020, sin importar lo que prometan los proveedores.

No hay comentarios

Dejar una respuesta