Go

El laboratorio DeepMind AI de Google ha creado un programa que ha derrotado a un campeón en un juego de estrategia considerado mucho más complejo que el ajedrez.

El juego de Go se originó en China hace más de 2.500 años. El propio Confucio escribió sobre este juego y lo consideró como una de las cuatro artes esenciales requeridas para cualquier alumno chino. Jugado por más de 40 millones de personas en todo el mundo, las reglas del juego son muy sencillas.

Los jugadores se turnan para colocar piedras negras o blancas sobre un tablero, intentando capturar las piedras del oponente o rodear el espacio vacío para conseguir puntos de territorio. El juego se basa principalmente en el uso de la intuición, y debido a su belleza y profundidad intelectual ha capturado durante siglos la imaginación humana.

Pero por simples que sean las reglas, Go es un juego de profunda complejidad. Hay 1,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000,000 de posibles combinaciones, mucho más que la cantidad de átomos en el universo y más que las combinaciones en el ajedrez.

Esta complejidad es lo que hace que Go sea difícil de dominar incluso para los ordenadores, por lo que fue un gran reto para los investigadores de inteligencia artificial que usaron el juego para poner a prueba algoritmos más inteligentes y flexibles que puedan resolver problemas.

Ahora, gracias al duro trabajo de los científicos de Google, la plataforma AlphaGo ganó por 5-0 contra el campeón europeo Fan Hui, convirtiéndose en la primera vez que un programa derrotó a un jugador profesional.

En la revista Nature, el equipo de DeepMind dijo lo siguiente: “El juego de Go ha sido visto por mucho tiempo como el juego clásico más desafiante para la inteligencia artificial, debido a su enorme espacio y a la dificultad de evaluar las posiciones y los movimientos sobre el tablero”.

El programa AlphaGo, que tuvo a su favor enormes cantidades de datos para conseguir la victoria, también consiguió una puntuación de victoria del 99,8 por ciento frente a otros programas.

Sin embargo, su victoria contra un jugador profesional no se esperó tan pronto. Al parecer, el partido contra Hui tomó lugar en octubre y desde entonces la máquina siguió mejorando.

“La máquina ha seguido mejorando; no hemos llegado a ningún tope por ahora en cuanto al rendimiento”, declaró el fundador de DeepMind, Demis Hassabis.

Lo siguiente será vencer al campeón del mundo con un premio de un millón de euros de por medio.

No hay comentarios

Dejar una respuesta