Hasta ahora se cree que existen tres tipos diferentes de agujeros negros. Cada uno de diferente tamaño, tragando estrellas y deformando el espacio-tiempo.  Un nuevo estudio publicado en The Astrophysical Journal Letters afirma haber descubierto un cuarto tipo de agujero negro dentro de nuestra propia Galaxia.

El primer tipo de agujero negro, son los agujeros negros estelares (SBHs por sus siglas en inglés). Estos resultan de la implosión provocada por estrellas súper masivas llegando al final de sus vidas. La SBH resultante tiene una masa de diez soles (masas solares).

El segundo tipo son los agujeros negros primordiales, su rareza los hace casi inexistentes llegando a ser tan pequeños como un átomo, pero con la masa de una montaña grande.

El tercer tipo serían los agujeros negros supermasivos (SMBH, por sus siglas en inglés) se encuentran en el centro de las galaxias y se forman por la absorción de agujeros negros menores o por la ingesta de estrellas y nubes de gas procedentes de la galaxia. Un ejemplo sería Sagitario A en la vía Láctea.

La cuarta clasificación son agujeros negros intermedios (IMBH)

La cuarta clasificación tendría lugar con los agujeros negros de masa intermedia (IMBH) entre los SBH y los SMBH. En 2014 fue descubierto un objeto luminoso en la constelación de M82 llamado X-1. Se determinó que era un agujero negro con 400 masas solares declarándolo un IMBH.

Los cálculos realizados por las emisiones de rayos x, permitieron a los astrónomos determinar la masa del agujero negro en frecuencias de “golpes”. Un ritmo de emisión de 150 veces por segundo y 100 veces por segundo procederían de un agujero negro masivo que uno con un ritmo de 300-200 veces por segundo como X-1.

La localización de este agujero negro no fue prevista. La observación del movimiento de las moléculas de gas en la nube CO-0,40-0.22. Usando el telescopio de Japón Nobeyama y telescopios de radio de Chile ASTE, posibilitaron este descubrimiento.

Este nuevo tipo de agujero negro sería el primero de su tipo hallado y el segundo agujero masivo de la vía Láctea después de Sagitario A.

Fuente: iflscience

No hay comentarios

Dejar una respuesta