Toyota-inteligencia-artificial

Toyota, al igual que Ford, Tesla y Faraday Future, está convencida de que los coches se volverán completamente autónomos en unos años, y ya no tendrán nada que ver con las bestias manuales y mecanizadas que conducimos hoy en día.

Por lo tanto, la compañía invierte muchísimo en tecnologías para crear coches autónomos, aunque lo que en realidad busca es integrar sistemas de inteligencia artificial en estos vehículos.

“Hasta ahora, la industria ha probado la seguridad de los coches autónomos en las carreteras, y los millones de kilómetros recorridos fueron impresionantes”, declaró Gill Pratt, director de Toyota Research Institute en el CES 2016. “Para conseguir una autonomía completa, necesitamos una seguridad millones de veces más grande”, continuó.

Asimismo, también anunció que contrata equipos de expertos que busquen métodos para enseñar a conducir a los coches y a ser capaces de tomar decisiones críticas en lugar de los humanos. Estas tecnologías se desarrollarán en los centros de Toyota Research Institute de Palo Alto, California y Cambridge.

El instituto fue abierto en noviembre de 2015 precisamente con el objetivo de crear un coche que no pueda ser destrozado. Por ahora, los esfuerzos se han centrado en la parte del hardware, pero el siguiente en la lista es el software, según Jalopnik.

“Las personas tienen temores razonables en lo que respecta la tecnología y la capacidad de los coches. No están seguros de la competencia de los coches a la hora de cumplir las tareas que necesitamos, no podemos tener confianza en aquello que no comprendemos, por lo que necesitamos construir coches que puedan explicar y justificar sus acciones”, afirmó Pratt.

No hay que olvidar que hace poco, Toyota presentó el concepto de un coche propulsado por hidrógeno, que podrá funcionar como un punto de electricidad para el resto de la casa. Asimismo, también anunció que pretende reducir las emisiones de carbono con hasta un 90% hasta el año 2050.

Este gran plan forma parte de la estrategia de Toyota que incluye además la venta de 1,5 millones de vehículos híbridos hasta el año 2020.

Por otro lado, los representantes de la compañía también apuntaron que esperan vender más de 30.000 coches que funcionan con hidrógeno. En cuanto a su plan a largo plazo, Toyota prevé crear un catálogo de coches formado principalmente por vehículos híbridos, eléctricos y basados en el hidrógeno.

La compañía es probablemente la única que intenta convertir en éxito la idea de propulsión por hidrógeno, y muy pocos parecen interesados en sus esfuerzos, teniendo en cuenta la gran multitud de coches eléctricos lanzados por los europeos.

Por lo tanto, Toyota intenta con toda su alma llamar la atención de los consumidores con el FCV Plus, un concepto que no sólo funciona con hidrógeno, sino que usa el combustible para ofrecer electricidad a toda una casa.

Toyota se inspiró en la tecnología de punto WiFi de los teléfonos, que permite transformar el smartphone en un pequeño router inalámbrico, a la hora de crear este vehículo. En lugar de ofrecer internet, el FCV Plus es capaz de transmitir corriente eléctrico.

No hay comentarios

Dejar una respuesta