Un nuevo superordenador llamado “Cheyenne” ayudará a monitorizar mejor el clima del planeta. La nueva máquina reemplazará a otro superordenador en la Universidad de Wyoming. (Foto: Universidad de Wyoming)
Un nuevo superordenador llamado “Cheyenne” ayudará a monitorizar mejor el clima del planeta. La nueva máquina reemplazará a otro superordenador en la Universidad de Wyoming. (Foto: Universidad de Wyoming)

Uno de los superordenadores más sofisticados del mundo para el análisis del clima mundial será reemplazado en el 2017 por otra máquina de mejores características.

La empresa encargada del desarrollo y construcción de la nueva máquina es la Silicon Graphics International Corp.; la supercomputadora tendrá un poder de procesamiento 2,5 veces mayor al de la supercomputadora actual, esta nueva máquina será capaz de computar a 5,34 petaflops, lo que le permitirá realizar hasta 5,34 billones de cálculos por segundo.

El actual superordenador es utilizado para monitorear el clima desde el 2012 y es operado aproximadamente por 2.200 científicos y 300 universitarios, además está catalogado entre los 60 ordenadores más rápidos del planeta. Usualmente los superordenadores son utilizados para múltiples propósitos a la vez, lo que significa que esta máquina no saldrá de funcionamiento cuando debute su sucesor Cheyenne.

A pesar de que su funcionamiento apenas arrancó en el 2012, será reemplazado gracias a la velocidad con la que avanza la tecnología y la computación; las cosas se van haciendo mejores, más rápidas y menos costosas, tal y como lo vemos en los teléfonos que luego de un tiempo comienzan a sentirse lentos.

La nueva Cheyenne será fundada por la National Science Foundation y por el estado de Wyoming y servirá de ayuda en el estudio de múltiples tópicos, tales como el cambio climático, climas severos, tormentas geomagnéticas, la calidad del aire, la actividad sísmica, incendios y otros importantes objetos de estudio de la Tierra. Anudado a esto, la nueva supercomputadora utilizará un 10% menos de la energía utilizada por la máquina actual y será hasta tres veces más eficiente utilizando tan solo un tercio de su espacio físico.

Sin más que acotar sólo nos queda mencionar que estamos a la espera de las nuevas investigaciones y descubrimientos que se puedan dar con la implementación de este nuevo superordenador.

Vía: Tech Times

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta