Campo gravitacional
Campo gravitacional

En el espacio, la gravedad es 0, y tenemos el ejemplo de cómo se siente eso en diferentes películas de cine. En algunas de ellas se muestra la realidad de estar en el espacio mientras que otras se realizan en un tipo de “gravedad artificial”.

El profesor André Füzfa, de la Universidad de Namur en Bélgica, asegura que podemos crear campos gravitacionales de momento débiles mediante el uso de imanes muy fuertes creando pequeñas distorsiones en el espacio-tiempo.

El efecto producido seria fácilmente detectable aunque este sólo sería relevante para las partículas. El sueño de tener gravedad artificial quedará todavía para el desarrollo futuro, pero al poder manipular campos de gravedad pequeños, el estudio pasará a ser de una ciencia pasiva a una activa.

Manipulación electromagnética

La manipulación de fuerzas como el electromagnetismo ha influido en nuestra forma de vida. Aprender a crear campos gravitacionales pequeños podría tener consecuencias duraderas para nuestro desarrollo tecnológico.

“El principio de equivalencia” de Fúzfa es una teoría que afirma que la fuerza experimentada por un observador en un campo gravitacional (como tú en la Tierra) es equivalente a la fuerza experimentada por otro observador en un campo no inercial (un astronauta en una nave espacial acelerada). No serías capaz de diferenciar, por ejemplo, al estar en una habitación con las ventanas abiertas, si la habitación tiene campo gravitatorio o está siendo sometida a aceleración en el techo.

Aunque el experimento es posible, la inversión para materializar esta tecnología sería demasiado grande y costosa. Este trabajo pondrá al hombre a prueba sobre la relación entre electromagnetismo y gravedad. Y mientras seguimos intentando conseguir obtener un campo gravitacional mayor, también desentrañaremos más en el estudio de la gravedad.

La gravedad es un tema de vital importancia ya que es ella la que nos atrapa en la superficie del planeta y evita que salgamos despedidos al espacio. Y el desarrollo de un campo gravitatorio artificial nos podría permitir habitar otros planetas con condiciones óptimas de vida pero con fuerzas de gravedad insuficientes.

No hay comentarios

Dejar una respuesta