Científicos manipulando una muestra de plutonio-238 en el ORNL en un intento por volver a producir este material en Estados Unidos.
Científicos manipulando una muestra de plutonio-238 en el ORNL en un intento por volver a producir este material en Estados Unidos.

La investigación y los nuevos proyectos de la NASA requerirán un mayor uso de naves espaciales que recorrerán grandes distancias con el fin de recoger información de planetas, estrellas, asteroides y otros objetos del Universo.

Una de las principales cuestiones a resolver es el combustible, ya que aún no se han encontrado otras maneras de poder suministrar energía a las aeronaves que no sea a través del combustible. En el espacio, las distancias entre los objetos que estudiamos y la Tierra son muy grandes y se necesitaría una fuente de energía capaz de durar un largo tiempo.

Los científicos han producido un material que por sus antecedentes, sólo nombrarlo produce una sensación contradictoria. Por primera vez en 30 años, los científicos han vuelto a fabricar Plutonio-238 en Estados Unidos, que servirá como combustible en las futuras misiones espaciales de la NASA.

El Plutonio-238 es un elemento radiactivo que se descompone en uranio-234 y libera una gran cantidad de calor. Este calor es una fuente de energía de larga duración que respalda misiones como la Voyager desde 1970 y que se encarga del estudio de planetas del Sistema Solar.

En 1988, Estados Unidos dejó de producir Plutonio-238 tras el cierre de la planta nuclear de Savannah River en Carolina del Sur. Tras ese parón, Rusia empezó a suministrar ese elemento para las misiones espaciales de la NASA, aunque los rusos también dejaron de producir el isotopo de plutonio hace dos años, lo que llevó a la NASA a invertir 15 millones de dólares para volver a producir este material con ayuda de la Oficina de Energía Nuclear de Estados Unidos.

La vida media del Plutonio es de 88 años

La eficiencia del Plutonio-238 es en muchas razones la mejor para el desarrollo espacial. Por un lado su vida media es de 88 años. Es un material estable a altas temperaturas que puede generar calor en pequeñas cantidades emitiendo pequeños niveles de radiación.

Bob Wham, encargado del proyecto en la División de Tecnología de Isótopos y Seguridad Nuclear en el Departamento Energético del Laboratorio National de Oak Ridge (ORNL, por sus siglas en inglés), ha logrado obtener 50 gramos de plutonio-238, aproximadamente la octava parte de una taza (30ml), o lo suficiente como para caracterizar la sustancia, según ha declarado el propio científico. Pero este proceso es lento ya que las instalaciones del laboratorio no son como las de la planta de Savannah.

“Necesitamos modificar la tecnología para poder trabajar con los actuales reactores operativos. Una vez automatizado y escalado el proceso, la nación tendrá una capacidad de largo alcance para producir sistemas de energía de radioisótopos como los que usa la NASA para la exploración del espacio profundo”, dijo Wham.

La próxima misión de la NASA donde se usará Plutonio-238 será la misión del rover Mars 2020 prevista para comenzar en julio del 2020.

Vía: Livescience

No hay comentarios

Dejar una respuesta