Tardígrado
Son diminutos animales que llegan a medir un milímetro de largo y tienen ocho patas. Su nombre fue dado por el biólogo Italiano Lassaro Spallanzani, que significa “de paso lento”. Estos pequeñitos no son nada rápidos. Crédito: Eye of Science/Science Photo Library

Unos tardígrados de 1mm fueron traídos a la vida después de ser recogidos de  unas muestras de musgo congelado en la Antártida en 1983, según un estudio publicado en la revista Cryobiology.

Los tardígrados, llamados comúnmente osos de agua debido a su aspecto y a la lentitud en sus movimientos, constituyen un filo de Ecdysozoa dentro del reino animal, caracterizado por ser invertebrados, protóstomos, segmentados y microscópicos.

El Instituto Nacional de Investigación Polar de Japón almacenó los tardígrados segmentados a 4 grados Fahrenheit en un periodo de 30 años. Tras este periodo, la descongelación reanimó a dos de estos diminutos animales, también conocidos como musgos lechones, a principios de 2014.

Uno de ellos murió a los 20 días en el experimento, pero su compañero continuó con vida y pudo procrear con un tardígrado hembra que había sido incubado de un huevo congelado. El tardígrado puso 19 huevos de los cuales sobrevivieron 14.

Los tardígrados son muy conocidos y se encuentran en vida en las aguas de prácticamente todo el mundo. Son muy resistentes y uno de los experimentos que defienden esa resistencia fue una prueba realizada en el espacio donde sobrevivieron varios días.

La causa de la supervivencia a tan bajas temperaturas se explica `por un estado en el que entran llamado cryptobiotic, según el periódico de The Asahi Shimbun de Japón.

Este nuevo récord de 30 años supera a uno ya existente donde un tardígrado sobrevivió a 8 años de frió extremo.

“El presente estudio amplía considerablemente la longitud conocida de supervivencia a largo plazo en especies de tardígrado”

El investigador Megumu Tsujimoto del Instituto Nacional de Investigación Polar anuncia un estudio para desentrañar el mecanismo de supervivencia a largo plazo dentro del ADN de los tardígrados y su capacidad regenerativa.

Existe otro ser vivo que supera al tardígrado a sobrevivir en un estado congelado. El gusano nematodo logró sobrevivir 39 años en congelación antes de ser revivido.

Vía: Huffingtonpost

No hay comentarios

Dejar una respuesta