Estados Unidos quería lanzar al espacio un satélite espía en los años 60
Durante la carrera espacial, la Fuerza Aérea de Estados Unidos y la Oficina Nacional de Reconocimiento desarrollaron una estación espacial militar secreta conocida como el Laboratorio Orbital Tripulado o MOL. La estación era en realidad un satélite espía tripulado, similar al programa Salyut de la Unión Soviética. Nunca llegó más allá de la fase de maqueta en su diseño y fue cancelado en 1969. Hoy, la Oficina Nacional de Reconocimiento ha desclasificado cientos de fotos y materiales relacionados con el desarrollo de la primera estación espacial de Estados Unidos que nunca fue. (Fuente: NASA/Oficina Nacional de Reconocimiento)

Todos nos acordamos de aquel período después de la Segunda Guerra Mundial que recibió el nombre de Guerra Fría. Fue un periodo en donde el espionaje y la capacidad armamentística eran los objetivos para demostrar la fuerza de ataque de las grandes naciones como la Unión Soviética y Estados Unidos.

En agosto de 1965 Estados Unidos tenía la intención de construir una estación espacial para ayudar a los esfuerzos espaciales tripulados y no tripulados. El Laboratorio Orbital Tripulado (MOL) cumpliría objetivos de asistencia espacial pero a su vez, también actuaría en una misión de alto secreto. MOL sería el primer satélite de espionaje con tripulación. Este programa espacial espía, terminaría en 1969 sin ningún tipo de vuelo operacional.

Las dimensiones de MOL iban a ser de 21,9 metros desde el morro de su módulo de comando Gemini B a la cola de su carga de satélites espía. La nave iba a tener 3 metros de diámetro y tendría un peso de 14.470 kilos.

Planos de la Estación Espacial Espia
Planos de la Estación Espacial Espía

El principal objetivo era espiar a Rusia

La sección trasera de MOL habría albergado un ojo de la cerradura – un telescopio espacial diseñado bajo el nombre clave de “Dorian” para espiar la Tierra y no para observar las estrellas.

Los planificadores de esta misión esperaban que tuviera un espejo óptico de 1,8 metros para capturar imágenes de alta resolución de territorios clave de la Unión Soviética desde una órbita polar.

Proyectos como este no se llevaron a cabo en una de las situaciones con más tensión entre Estados Unidos y Rusia. La posibilidad de contar con una tecnología avanzada capaz de averiguar los secretos del oponente seria crucial en esta guerra en donde se mostraba la fuerza armamentística y táctica de guerra para doblegar y estremecer a la fuerza contraria.

Vía: Space

No hay comentarios

Dejar una respuesta