Coche autónomo de Google

Hemos notado que la tecnología ha avanzado de manera asombrosa en lo que a la conducción automática se refiere. Pero un nuevo reporte enviado por Google al Department of Motor Vehicles de California, muestra interesantes detalles acerca de lo que puede ocurrir si los vehículos no tienen a los conductores humanos en estado de alerta.

En el reporte enviado, se enumera una serie de compañías de automóviles y datos en los que se revela que la conducción automática se ha desactivado tanto por fallas técnicas como por situaciones peligrosas. Además, Google reveló que entre septiembre del 2014 y noviembre de 2015 hubo un aproximado de 13 choques en los que no participó ningún chofer de la compañía. De 69 pruebas realizadas, 13 fueron simuladas y se determinó que fue el piloto de pruebas quien evitó que el vehículo chocara contra otro objeto.

Por otro lado, Google añadió que 10 de los 13 eventos mencionados habrían sido causados por una acción del coche Google en sí, mientras que los otros 3 habrían sido debido a conductores en la carretera. Cabe destacar que 2 de los incidentes involucraron un contacto potencial con conos de tránsito.

Hasta noviembre del 2015, Google reportó que sus vehículos habían recorrido aproximadamente el equivalente a un tercio de los caminos libres de California. Aunque Google tiene su mente puesta en varios proyectos, una de sus más anheladas metas es lograr un auto que no cuente con ningún tipo de control manual en él, sin embargo habrá mucha resistencia por querer mantener el control total sobre las máquinas.

Esto sin duda es muy interesante pues cada vez nos acercamos más a esas sociedades de películas en las que las cosas son realizadas por inteligencias artificiales y nuestros carros se conducen automáticamente; pero será muy interesante ver como Google intenta solucionar todos estos inconvenientes de seguridad que se han presentado hasta ahora. Pues no nos queda nada más que esperar a ver como resulta todo.

Vía: VentureBeat

No hay comentarios

Dejar una respuesta