Estrella IRAS 10082-5647 en una foto tomada por Hubble. La nube es el reflejo de gas y polvo que brilla debido a la luz reflejada de unas estrellas cercanas, en este caso de la estrella Herbig Ae/Be.
Estrella IRAS 10082-5647 en una foto tomada por Hubble. La nube es el reflejo de gas y polvo que brilla debido a la luz reflejada de unas estrellas cercanas, en este caso de la estrella Herbig Ae/Be.

Tras muchos años persiguiendo lo que parecía un imposible, al fin los astrónomos parece que han conseguido encontrar los primeros indicios de la existencia de las estrellas de Población III. ¿Por qué son tan especiales este tipo de estrellas? Porque se cree que estas estrellas, que se formaron casi dos millones después del Big Bang, aportarían información vital que nos ayudaría a entender mucho mejor la formación de nuestro Universo, ya que prácticamente representan a las primeras estrellas que se formaron.

Unos primeros indicios, encontrados en el interior de una antigua nube de gas gracias la ardua investigación de Neil Crighton  y John O’Meara, que muchos acogen con cierto recelo, ya que la cantidad de elementos pesados que han aparecido, no son suficientes para afirmar que son restos de estrellas de la Población III.

Se cree que estas primeras estrellas se formaron a partir de gases vírgenes y su peso podría superar al Sol entre diez, cien o incluso cien mil veces. Incluso, se piensa que poco después de su formación, estas desaparecerían en impresionantes supernovas, que dispersarían sus elementos más pesados en nubes de gas como esta.

A pesar de que es una gran noticia, los astrónomos no desean dejarse llevar por el entusiasmo, ya que la cantidad de carbono y silicio que hay en esta nube, no puede utilizarse para afirmar rotundamente que fuera enriquecida por estas primeras estrellas. De hecho, tal y como ha dicho John O’Meara “no se puede descartar que estos pequeños vestigios no formen parte de generaciones anteriores de estrellas”

De lo que si podemos estar seguros, es que gracias a este primer descubrimiento cada día estamos un poco más cerca de resolver el misterio de las estrellas de población III. Un misterio al que dentro de un par de años, la NASA también intentará encontrar la respuesta, utilizando uno de los telescopios más potentes de nuestro planeta, el James Webb Space, que será lanzado en el año 2018.

Los datos de este estudio fueron presentados durante la reunión de la Sociedad Astronómica Americana que se ha llevado a acabo en Florida.

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta