Impresión artística de vientos fluyendo alrededor de un agujero negro supermasivo en el centro de una galaxia espiral brillante. Foto: ESA
Impresión artística de vientos fluyendo alrededor de un agujero negro supermasivo en el centro de una galaxia espiral brillante. Foto: ESA

Dentro de las galaxias activas podemos encontrar vientos calientes que soplan arremolinados en los discos de materia alrededor de los agujeros negros supermasivos.

La influencia de estos vientos puede ser de varios tipos. Su efecto principal es barrer los depósitos de gas que de lo contrario podrían formar estrellas, pero también es posible que pudiera desencadenar el colapso de algunas nubes para dar lugar al nacimiento de nuevas estrellas.

Se cree que este proceso es fundamental en las galaxias y los agujeros negros desde que se ha creado el Universo hace 14.000 millones de años.

Se pensaba que esto sólo tenía lugar con los objetos más grandes, como enormes galaxias elípticas formadas a través de la colisión y fusión de dos o más galaxias, siendo suficientemente poderosos los vientos para la formación de estrellas.

Ahora, por primera vez, estos vientos se han visto en una clase normal de galaxia activa conocida como Seyfert, que parece no ha haber sido sometida a ninguna fusión.

Casi todas las galaxias de Seyfert tienen una forma espiral similar a nuestra propia Vía Láctea. La diferencia con nuestra galaxia es que Seyfert tiene núcleos luminosos que brillan a través de todo el espectro electromagnético, una señal de que los agujeros supermasivos están devorando su entorno.

El agujero negro supermasivo IRAS17020 + 4544

El agujero negro supermasivo en el centro de esta particular Seyfert, conocido como IRAS17020 + 4544 y situado a 800 millones de años luz de la Tierra, tiene una masa de casi 6 millones de soles.

XMM-Newton ha encontrado que los vientos de alrededor del agujero negro se mueven a una velocidad de 23.000 a 33.000 km/s, aproximadamente el 10% la velocidad de la luz.

El viento del centro es lo suficientemente energético para calentar el gas de la galaxia y suprimir la formación de estrellas. Sería la primera vez que se ha visto este fenómeno en una galaxia espiral relativamente normal.

Otro descubrimiento de esta galaxia es que a diferencia de otros núcleos galácticos cuyos vientos están dominados por átomos de hierro con sus electrones despedazados, los vientos de esta galaxia son algo más inusuales y presentan elementos más ligeros como oxígeno, sin la presencia de ningún elemento de hierro.

Fuente: ESA

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta