Los sueños pueden ser la respuesta para conocer la consciencia

Puede parecer increíble cuanto tiempo de nuestra vida desempeñamos en dormir y tener “dulces sueños”.  Según los científicos, pasamos durmiendo alrededor de seis años de nuestra vida, lo que suponen 2.190 días o 52.560 horas destinadas al sueño.

Existen anomalías dentro de los sueños que permiten una unión entre el estado consciente y el sueño. A estas anomalías se las denomina sueños lúcidos, que representan un estado entre soñar y estar consciente. Pero también podemos destacar en los sueños otras anomalías como la parálisis del sueño, los falsos despertares, experiencias que reflejan un aumento de la consciencia subjetiva.

Sueños lúcidos y no lúcidos

Se estima que la mitad de nosotros experimentará un sueño lúcido en nuestras vidas. Es algo que esperamos ya que representa el escenario de numerosas historias que protagonizan nuestra creatividad. Existen comunidades que aconsejan y explican métodos para llegar a un mayor control del sueño.

Las personas que han experimentado este sueño lúcido aseguran un mayor control sobre los pensamientos y acciones del sueño, y la capacidad de pensar lógicamente con un mejor acceso a las memorias reales.

Corteza prefrontal. Natalie M. Zahr, Ph.D. y Edith V. Sullivan, Ph.D. - Natalie M. Zahr, Ph.D. y Edith V. Sullivan, Ph.D.
Corteza prefrontal. Natalie M. Zahr, Ph.D. y Edith V. Sullivan, Ph.D. – Natalie M. Zahr, Ph.D. y Edith V. Sullivan, Ph.D.

El estudio para diferenciar la actividad neuronal en los sueños lúcidos de los no lúcidos podría presentar el uso de diferentes patrones de actividad cerebral.  Los estudios examinan este proceso han ideado un código entre investigadores y pacientes con movimientos oculares rápidos (REM).

En la fase REM el cambio producido en los sueños lúcidos se asocia con el área del orden superior del funcionamiento cognitivo, como el razonamiento lógico y el comportamiento voluntario que típicamente se observan solamente durante los estados de vigilia. Estimulando eléctricamente estas áreas causa un aumento en el grado de lucidez durante el sueño.

Otro estudio señala otras regiones como la corteza pre frontal y el precuneus implicadas en los sueños lúcidos, áreas relacionadas con el procesamiento autorreferencial y un sentido de agencia.

La neurociencia todavía estudia la conciencia siendo una de las partes más desconcertantes de nuestro cuerpo. El estudio de los sueños lúcidos puede ser un camino que nos aporte respuestas ante las preguntas que nos plantea la mente.

La gran diferencia entre los sueños lúcidos de los no lúcidos y su estudio podría resolver los dilemas de la conciencia.

Vía: iflscience

Fuente

No hay comentarios

Dejar una respuesta