Señal Wow recibida en agosto de 1977
Señal Wow recibida en agosto de 1977

La exploración espacial tiene muchos objetivos pero uno de los más importantes es el descubrimiento de vida extraterrestre más allá de nuestro Sistema Solar, ya sea mediante la búsqueda de nuevos exoplanetas, la recepción de señales de radio, o el contacto directo, aunque éste último es menos probable.

Una señal interceptada en Ohio en 1977 se ha considerado la señal más importante recibida del espacio con posibilidad de pertenecer a una civilización inteligente. Aunque puede que en estos momentos se le dé solución gracias a una investigación que sitúa a dos cometas como responsables de la emisión de ondas de radio.

Esta señal conocida como “Wow” se llama porque el astrónomo Jerry Ehman escribió esta palabra en su cuaderno al interceptar la señal en agosto de 1977. Treinta veces más fuerte que el fondo normal de radio del espacio profundo, fue visto por algunos como un posible contacto con seres extraterrestres inteligentes más allá de nuestro sistema solar.

El profesor Antonio París, un astrónomo en la Universidad de San Petersburgo, en Florida, cree que los cometas producen una nube de gas de hidrógeno en su estela que libera radiación, causando estas ondas de radio. La frecuencia de la señal descubierta por el Dr. Ehman en 1977 coincide con las emisiones producidas por los átomos de hidrógeno de los cometas 266P/Cristensen y P/2008 Y2 (Gibbs) situados a la derecha en el cielo en ese momento.

Las nubes de hidrógeno que les rodea a medida que la luz del Sol descompone el agua congelada en su superficie se extienden a miles de kilómetros llegando a producir estas señales.

La detección de estos dos cometas no fue posible hasta 2006 y la recepción de la señal en una columna de datos alfanuméricos hizo posible la errónea interpretación de esta señal como enviada por una civilización extraterrestre.

El cometa 266P/Christensen  orbita el Sol cada siete años y medio y a más de 201 millones de kilómetros de la Tierra

Su fugaz paso por esta zona del espacio también podría explicar por qué no ha sido posible detectar la señal. No obstante, ambos cometas podrán dar una segunda oportunidad a los astrónomos de reconocer la señal nuevamente ya que pasarán por la misma región el 25 de enero de 2017 el 7 de enero de 2018.

Por otro lado, James Bauer, del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California, dijo que las emisiones de nubes de hidrógeno del cometa pueden no ser lo suficientemente potentes como para poder producir la señal “Wow”

A continuación puedes escuchar la señal Wow recibida en 1977:

Fuente: New Scientist

No hay comentarios

Dejar una respuesta