La supernova ASAS-SN15lh es el objeto más brillante jamás detectado por los astrónomos. Aquí puedes ver una ilustración que muestra cómo sería si viéramos la supernova desde un exoplaneta ubicado a tan sólo 10.000 años luz – casi la distancia que hay desde la Tierra hasta el centro de la Vía Láctea. Foto: Wayne Rosing.
La supernova ASAS-SN15lh es el objeto más brillante jamás detectado por los astrónomos. Aquí puedes ver una ilustración que muestra cómo sería si viéramos la supernova desde un exoplaneta ubicado a tan sólo 10.000 años luz – casi la distancia que hay desde la Tierra hasta el centro de la Vía Láctea. Foto: Wayne Rosing.

Esta semana fueron publicados los detalles sobre la supernova más brillante detectada hasta la fecha. Los astrónomos esperan que el estudio de la ASASSN-15lh les ayude a entender mejor cómo funcionan las supernovas súper-brillantes (SLSN, por sus siglas en inglés), unas impresionantes explosiones que logran superar por mucho la cantidad de energía liberada por las supernovas típicas en una única ráfaga.

La ASASSN-15lh es una supernova muy especial frente a las demás, ya que es el doble de brillante y ha logrado liberar en cuatro meses casi diez veces la cantidad de energía que el Sol emitirá en toda su vida. Esto ha dejado totalmente confusos a los astrónomos en cuanto a los procesos que podrían haber causado este evento, puesto que las teorías que había con anterioridad nunca habían predicho una explosión tan colosal.

Las supernovas de tipo la, que se forman cuando las enanas blancas obtienen material de una estrella cercana, tienen un brillo relativamente consistente que ayuda a los expertos a medir con mucha precisión la escala del Universo. Por otro lado, las supernovas que se desencadenan con el colapso de los núcleos de las estrellas gigantes pueden alcanzar brillos más variados, pero siguen emitiendo la misma cantidad de energía dentro de un factor de diez.

Según los científicos, menos de una supernova entre mil tienen la posibilidad de ser hasta cien veces más brillantes, y por ello cuando se detectan excepciones, están tratando de entender cuáles fueron los procesos detrás de ellas.

Mediante el uso de la red de telescopios ASASSN, que estudian los cielos en busca de supernovas por un radio de 350 millones de años luz, los científicos han logrado identificar una de las supernovas más brillantes de la historia, a la que llamaron ASASSN-15lh.

Si esta supernova estuviera únicamente a 8,6 años luz de nosotros, como lo es Sirius, la estrella más brillante en el cielo terrestre, parecería tan brillante como el Sol, según afirman los astrónomos.

Además, los científicos aseguran que ha liberado casi 570.000 millones más luz que el Sol en su actividad máxima, y tiene casi el doble del brillo que la segunda supernova más poderosa jamás detectada (cuando los científicos dicen “poderosa”, se refieren a la ráfaga de radiación total liberada al espacio).

La supernova ASAS-SN15lh iluminó considerablemente la galaxia donde se encontraba. Esta es una imagen en falso color tomada en 2014 por la Cámara de Materia Oscura de Chile y otra por la red global de telescopios del observatorio Las Cumbres en 2015, después del punto máximo de la supernova. Foto: The Dark Energy Survey, B. Shappee y el equipo del ASAS-SN
La supernova ASAS-SN15lh iluminó considerablemente la galaxia donde se encontraba. Esta es una imagen en falso color tomada en 2014 por la Cámara de Materia Oscura de Chile y otra por la red global de telescopios del observatorio Las Cumbres en 2015, después del punto máximo de la supernova. Foto: The Dark Energy Survey, B. Shappee y el equipo del ASAS-SN

“El 14 de junio, hemos detectado una nueva explosión en una galaxia a una distancia desconocida, y las posteriores observaciones, incluyendo las que realizaron Nidia Morrell e Ian Thompson en el Observatorio de Las Campanas, permitieron al equipo confirmar la existencia de la supernova ASASSN-15lh”, declaró el Dr. Benjamin Shappee del Observatorio de Carnegie.

Los telescopios determinaron que la explosión tuvo lugar en una galaxia situada a 3.800 millones de años luz. A pesar de esta enorme distancia, la ASASSN-15lh es una de las supernovas de tipo SLSN más cercanas que se han detectado hasta la fecha.

Aparte de su brillo, y la inusual ausencia de hidrógeno y helio, la ASASSN-15lh tiene otras características interesantes. La mayoría de las supernovas extra-brillantes ocurren en galaxias enanas que no son muy luminosas, pero están dando vida a nuevas estrellas de manera constante. Se cree que la galaxia donde ocurrió la explosión de la ASASSN-15lh es más brillante que la Vía Láctea y muestra pocos indicios de formación estelar.

La energía total liberada por esta supernova en un período de cuatro meses es de unos 1.1×1045 Joules, y en su punto máximo supera entre 20 y 50 veces el brillo de la Vía Láctea.

Según los astrónomos, esta supernova estaría impulsada por unas estrellas de neutrones con campos magnéticos extremadamente poderosos, también conocidos como magnetares, que estarían alimentando la explosión con su energía.

Sin embargo, en el portal Science, Shappee y 28 otros científicos argumentan que ASASSN-15lh pone en duda esta teoría. “La increíble cantidad de energía liberada por esta supernova pone en duda la teoría de la formación de magnetares”, afirmó Shappee.

La tasa de declive en su brillo también fue demasiado rápido para que pueda encajar en los modelos de explosión magnetar.

“El mecanismo de explosión y la fuente energética permanecen envueltos en misterio porque todas las teorías conocidas encuentran serios desafíos al tratar de explicar la enorme cantidad de energía que ha liberado ASASSN-15lh”, declaró el profesor Subo Dong de la Universidad de Pekín.

El telescopio Hubble también hará algunas observaciones este año para ver si logra descubrir algo más sobre esta supernova.

No hay comentarios

Dejar una respuesta