Los líquenes y los hongos demuestran resistencia a las condiciones extremas del espacio.

Tras un año y medio de estancia en la Estación Espacial Internacional, un grupo de hongos recogidos en la Antártida sobrevivió a las duras condiciones del espacio.

La mitad de las células sobrevivieron a un período de 18 meses en un estudio que abre una nueva perspectiva para encontrar vida en Marte.

Las muestras de hongos  y líquenes procedentes de España y Australia han permitido evaluar la estabilidad de formas microscópicas de vida en el planeta rojo.

Las muestras tomadas en la Antártida de hongos Cryomyces antarticus y Cryomyces minteri son de los Valles Secos de McMurdo de la Tierra de Victoria.

Estos microorganismos junto con ciertos líquenes  son capaces de sobrevivir en ambientes de vientos, heladas y nevadas extremas.

La plataforma Expose-E

Los hongos fueron colocados en células de 1,4 cm en una plataforma llamada Expose-E desarrollada por la Agencia Espacial Europea y enviada a la ISS en el Atlantis. Esta plataforma simula las condiciones extremas de Marte y el espacio.

Los hongos antárticos fueron expuestos a las condiciones marcianas durante 18 meses: 95 por ciento de CO2, 1.6% argón, 0.05% de oxígeno, 2,7% de nitrógeno y 370 partes por millón de H20, a una presión de 1.000 pascales.

Otras de las pruebas fue la radiación ultravioleta por encima de 200 nanómetros comparable a Marte y también por debajo de esa radiación.

Células del Exponer-E
Células del Exponer-E

Este experimento trata de obtener respuesta a como reaccionan algunas formas de vida a un viaje a largo plazo en la plataforma Expose-E y los efectos de las condiciones extremas del espacio.

El estudio de la vida, coordinado desde Italia por el profesor Silvano Onofri de la Universidad de Toscana, utilizó dos especies de líquenes, Rhizocarpon Geographicum y Xanthoria elegans, de la Sierra de Gredos, España, y los Alpes en Austria.

Los hongos y líquenes se sometieron a un ambiente espacial extremo con temperaturas entre -21,5 y +59,6 ºC con una radiación galáctica de 190 megarayos, un vacío de entre 10-7 y 10-4 pascales y radiación ultravioleta extraterrestre.

Los líquenes resistieron mucho mejor las condiciones de Marte que las espaciales, y los Xanthoria elegans hasta llegaron a duplicar su actividad metabólica en un 80%.

Asimismo, los líquenes demostraron inhibición de actividad fotosintética similar a la observada en las muestras de hongos.

Los resultados obtenidos ayudaran a la búsqueda de vida en Marte al demostrar que estas formas de vida soportan las condiciones del planeta.

Plataforma Exponer-E
Plataforma Expose-E

Vía: dailymail

No hay comentarios

Dejar una respuesta