Intocables

El cine es en gran parte evasión, dejar nuestro mundo cotidiano para embarcarnos en una aventura. En ocasiones el séptimo arte ha optado no por inventarse historias basadas en novelas o de guionistas con buena pluma, la realidad sirve de inspiración para magníficas películas que todos recordamos. A continuación te mostraremos unas cuantas:

La lista de Schindler

Corría el año 1993 cuando esta película soprendió al público de medio mundo. La academia premió el film de Spielberg con 7 Oscar. Cuenta la historia real de un miembro del partido nazi y que no le iba mal la vida, otro se hubiera dedicado a mirar para otro lado, pero ese hombre salvó a más de 1000 personas en el holocausto. Una gran película que muestra con gran crudeza el horror que pasaron los prisioneros y especialmente los judios en los campos de concentración. Un ejemplo de que la realidad a veces supera a la ficción.

El Pianista

Adrien Brody hizo el papel de su carrera en esta película también ambientada en la Segunda Guerra Mundial, donde un pianista logro salvar la vida escondido entre las ruinas huyendo que vivían los judios en Varsovia. Un gran filme con una banda sonora que se queda grabada para siempre.

Una Mente Maravillosa

La historia verdadera del premio Nobel de 1994. Nash, un genio que no derribó su enfermedad y que demostró a que pesar de las dificultades el querer todo lo puede. Un gran papel para Russell Crowe que le dio 4 premios Oscar.

Uno de los nuestros

 Magnífica película de Martin Scorsese sobre la mafia y que cuenta la historia de Henry Hill,el cual a sus compañeros de robos convertirse en grandes mafiosos. Destaca el tono, no hay sermones ni tampoco personajes malísimos ni buenísimos.

Intocables

 La historia de un aristócrata que después de un accidente en parapente se ve incapacitado y que tiene a un asistente que viene de las zonas bajas de París. Una película que da muchas lecciones de vida y que sigue emocionando a todas las personas que la ven. Magníficos Omar Sy y François Cluzet.

El discurso del Rey

Cuenta la historia verdadera que tuvo el rey británico Jorge VI y su ayudante Lionel Longue, un terapeuta del habla poco común. Colin Firth bordó el papel donde el afán de superación se hizo patente en una historia que estuvo entre lo más destacado de 2010.

No hay comentarios

Dejar una respuesta