Una hiena manchada investiga una caja del rompecabezas después de un ensayo experimental que demostró la especie de carnívoro con cerebros más grandes en relación a su tamaño de cuerpo es mejor para resolver problemas. Crédito: Sarah Benson-Amram

Un estudio demuestra que especies como los seres humanos y los delfines evolucionaron hasta tener un cerebro más grande respecto a su cuerpo a diferencia de otras especies como las ballenas o los hipopótamos, resolviendo así mejor los problemas.

Durante mucho tiempo se ha pensado que las especies con cerebros más grandes respecto a su cuerpo son más inteligentes. Décadas de investigación indagan en una posible relación entre el tamaño relativo del cerebro y las habilidades cognitivas que tiene. Aunque todavía no existe una evidencia experimental, un documento publicado describe un experimento masivo que apoya la teoría.

Sarah Benson-Amram, un profesor adjunto en el Departamento de Zoología y fisiología de la Universidad de Wyoming, es el autor principal de un nuevo libro, titulado “el tamaño del cerebro predice capacidad de resolución de problemas en mamíferos carnívoros”. En este libro demuestra que los carnívoros con un cerebro grande respecto al tamaño del cuerpo pueden resolver situaciones con mayor facilidad que otras especies. El papel aparece en las Proceedings of the National Academy of Sciences, una de las revistas más prestigiosas del mundo.

Datos sobre el estudio

Este estudio engloba a nueve zoológicos, 140 animales de 39 especies de carnívoros mamíferos diferentes con una tarea de resolución de problemas nuevos. Osos polares, zorros árticos, tigres, nutrias, lobos, manchado de hienas y algunas especies raras y exóticas como binturongs, leopardos de la nieve y glotones.

La prueba consistía en sacar comida de una caja metálica cerrada. Cada animal tenía 0 minutos para lograr resolver la prueba. El principal resultado es que las especies con cerebros grandes en relación con su tamaño corporal fueron más exitosas que las especies con cerebros relativamente pequeños.

Además de examinar la influencia del tamaño del cerebro para resolver problemas, otra cuestión importante en el estudio era saber si los animales que forman grupos numerosos tienen la habilidad de resolver los problemas adecuadamente. De esta forma también poder explicar si un cerebro social influía en las habilidades de resolución de problemas. Pero todavía no se pueden mostrar evidencias al respecto.

A continuación un vídeo sobre la prueba realizada.

Fuente: phys

No hay comentarios

Dejar una respuesta