Los exploradores de Marte

El estudio de la superficie de otros planetas y satélites ha sido posible gracias a los rovers con el diseño básico del “lab-on-wheels”, con la excepción de los robots de apoyo M en el programa soviético del espacio.

Estos rovers automotrices podrían tener los días contados ya que hay otros posibles proyectos para cubrir el terreno extraterrestre. Si echamos un vistazo al mundo de los invertebrados podemos observar que existen criaturas como las amebas que se deslizan por la superficie. Esta idea es bastante sólida y la NASA ha concebido una patente esta semana. El nuevo concepto de rover, apodado “robot superficial amorfo”, es un intento de superar algunas de las dificultades experimentadas por los rovers actuales.

Los rovers convencionales son propulsados por la superficie y en ambientes arenosos como la superficie lunar o marciana, los dispositivos presentan dificultades en su labor.

Los robots amorfos tienen el suficiente potencial para superar estos obstáculos e incluso más. Los rovers convencionales varían su rumbo si se encuentran con algún obstáculo, mientras que los blobby rovers podrían utilizar diferentes formas de locomoción en cualquier superficie y así estudiar mejor el terreno. Uno de esos posibles medios de locomoción sería el impulso basado en el chapoteo.

La nueva patente registrada por la NASA para un posible rover futuro. Imagen: NASA/Oficina de Patentes y Marcas de EEUU
La nueva patente registrada por la NASA para un posible rover futuro. Imagen: NASA/Oficina de Patentes y Marcas de EEUU

También se presentan otros movimientos para el desplazamiento como el de electroimanes, mientras que otro concepto sugiere el uso de un saco flexible o célula que se expande y desinfla, haciendo que el robot ruede a lo largo de la superficie.

La inaccesibilidad del terreno en suelo marciano

Existen regiones de Marte, la Luna y en otros mundos inalcanzables para los rovers tradicionales como pequeñas grietas, laderas empinadas o acantilados, y los futuros rovers podrían acceder a ellas sin mayores problemas.

Estas aplicaciones también serán de utilidad en la Tierra para operaciones de búsqueda y rescate donde el estudio en estrechos espacios, grietas o cavidades profundas en el suelo sea inaccesible para nosotros.

Los rovers como el Curiosity en Marte o el Yutu en la Luna han estudiado el suelo extraterrestre aportando datos de interés sobre el Universo y aunque siguen siendo un icono de descubrimiento, podrán ser sustituidos por nuevas tecnologías semejantes al blobfish, gusanos, hormigas, etc.

Vía: Motherboard

 

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta