Las viejas estrellas están ilustradas en color rojo, mientras que las nuevas en color azul. La escala de colores de la parte superior se encuentra en miles de millones de años. G. Stinson (MPIA)
Las viejas estrellas están ilustradas en color rojo, mientras que las nuevas en color azul. La escala de colores de la parte superior se encuentra en miles de millones de años. G. Stinson (MPIA)

Nuestra Vía Láctea podría haberse originado desde el centro creciendo hacia afuera. Esto es debido a la enorme cantidad de estrellas viejas cerca de su disco, según afirman las últimas conclusiones de un grupo de astrónomos.

Durante la 227º reunión de la Sociedad Astronómica Americana en Florida, los astrónomos han presentado el mapa más grande jamás creado sobre el origen de la Vía Láctea.

“Estamos caracterizando detalladamente y sin precedentes cómo la galaxia se ha formado a través de esta instantánea de las edades estelares en el disco”, dijo Melissa Ness, la investigadora principal de este nuevo estudio, a la BBC.

Las estelas del mapa se extienden más allá de la Tierra y más allá del centro de la galaxia en una dirección y hacia fuera hasta los confines muy lejanos del disco en la otra dirección.

Para calcular las edades de la estrellas se utilizaron dos telescopios

En primer lugar, el proyecto de Apogee muestra miles de estrellas, 300 a la vez, con una amplia longitud de onda. Estos espectros ayudan a los astrónomos a calcular la composición química de las estrellas, pero no determinan su edad directamente.

El estudió comenzó por un grupo de estrellas observadas desde el espacio por el satélite Kepler. Este telescopio se fija durante un largo periodo de tiempo y puede establecer las masas de las estrellas.

“Si conocemos la masa de estas estrellas de Kepler, podemos determinar su edad”, explicó el Dr. Ness. Esto permitió al equipo de investigación plantear un modelo relacionado con la masa y edad de la estrella.

Ese modelo sirvió para calcular las edades de todas las estrellas según el espectro de cada una.

“Esto es algo revolucionario porque las edades anteriormente han sido consideradas como muy difíciles de determinar, particularmente de los espectros estelares”, dijo el Dr. Ness. “Son importantes, pero son difíciles”.

Otras técnicas para averiguar la edad de las estrellas es medir su velocidad de rotación, pero este tipo de técnicas son mucho más laboriosas.

Todas las estrellas en el mapa son gigantes rojas, un buen lugar para comenzar, según explicó el Dr. Ness. “Cuando analizamos una galaxia, estas son unas estrellas extremadamente valiosas para el estudio, porque son muy brillantes y las vemos en distancias muy grandes”.

La sospecha de un origen desde el interior de la galaxia ahora adquiere veracidad con este estudio realizado.

Vía: BBC

No hay comentarios

Dejar una respuesta