Curiosidad está ocupada buscando pruebas de ambientes habitables en Marte. NASA/JPL-CALTECH/MSSS

Los microbios inactivos en el permafrost en una región de la Antártida, podría suponer  un golpe en la búsqueda de vida en regiones similares en Marte.

Un grupo de investigadores encontró pruebas negativas para la actividad microbiana a temperaturas bajo cero en una región llamada “El Valle de la Universidad”, en los valles secos de McMurdo de la Antártida. Un poco por encima al punto de congelación los investigadores encontraron cinco bacterias y una levadura (5 grados Celsius o 41 Fahrenheit).

Según Jackie Goordial, investigador principal, las bacterias estarían en un proceso de inactividad hasta que las condiciones sean más favorables para la vida.

Sin embargo, reconoció que si sólo algunas células estaban activas en el permafrost, podrían haber eludido los límites de detección de sus instrumentos. “Nosotros también ensayamos la actividad con las mismas pruebas que usaríamos normalmente para otros entornos del permafrost y que suelen ser exitosos” añadió Goordial, postdoctoral fellow en Microbiología Ambiental en la Universidad McGill en Montreal, Canadá.

McMurdo ha sido comparado con el sitio de aterrizaje de Phoenix en Marte, situado a gran altitud y en un polo, (Polo Norte en este caso). Se han encontrado microbios a temperaturas más frías que en la Tierra.

El microorganismo más extremo, “Planococcus halocryophilus”

El “campeón” se llama Planococcus halocryophilus, Goordial y se encuentra en la isla de Ellesmere permafrost en el Ártico alto canadiense. Se reproducen temperaturas de hasta 15 grados Celsius (5 grados Fahrenheit) y puede metabolizarse menos de -25 grados Celsius (-13 grados Fahrenheit).

“Estamos esperando volver al Valle de la Universidad para obtener más y más muestras de este sitio para ver si el permafrost más profundo y más viejo podría estar realmente muerto, siendo esta nuestra hipótesis de trabajo, dijo Goordial.

“”Nuestros resultados también indican que los suelos del permafrost del valle de la Universidad serán excelentes análogos para desarrollar y probar instrumentos de detección de vida/biosignature a si las misiones futuras a Marte así como Europa y Encelado debido a la extremada baja biomasa que presentan”, añadió, refiriéndose a las lunas heladas de Júpiter y Saturno.

Fuente: News discovery

No hay comentarios

Dejar una respuesta