Apenas puede distinguirse el agua

Debido al cambio climático los océanos se calientan y se convierten cada vez en más acido. Las continuas emisiones de CO2 en la atmosfera no son el único problema que tienen los océanos, ahora se le suma la amenaza del plástico.

Actualmente el plástico es un material altamente consumido desde embalajes de alimentos que ingerimos a la tecnología que utilizamos. No existe espacio en el que nos movamos done no exista una relación directa con este material.

Superficie cubierta por plásticos
Superficie cubierta por plásticos

Se especula que por el año 2050 la basura en los océanos superará a la cantidad de pescado. Según un informe de la Ellen MacArthur Foundation, presentado en el foro económico mundial en Davos esta semana, un sorprendente 95 por ciento de envases se pierden para la economía cada año tras un solo uso. Tan solo un 5 por ciento se recicla adecuadamente.

Desde 1964, la producción de plástico ha aumentado y actualmente representa 343 millones de toneladas. Cifra que se doblara en los próximos 20 años y cuadruplicará en 2050.

Los animales creen que el plástico es alimento

Los perjuicios de la basura en los océanos ya son evidentes pudiendo encontrar plástico en los estómagos de aves marinas, bolsas de plástico comidas por las tortugas y el microplástico invisible para nosotros siendo ingerido por peces que posiblemente comamos.

Los combustibles fósiles que forman parte para conseguir este material también dañaran los océanos. El petróleo representa un 6 por ciento del consumo mundial para la creación del plástico.

Las soluciones ante este problema comenzaría por una revolución en el ecosistema industrial de plásticos, pero el hecho de que el bajo coste del petróleo y producir plástico es mucho más barato que reciclarlo, no promete nada bueno para su necesaria solución. Aunque políticas de rehúso del material como envases reutilizables puede ayudar  a la reducción, o la utilización de bolsas de la compra reutilizables  son buenas medidas.

Está en nuestras manos cambiar la nefasta situación del planeta y conservar el que siempre será nuestro hogar, la Tierra.

Fuente: iflscience

No hay comentarios

Dejar una respuesta