Sharknados y Lavalantulas son dos fenómenos cinematográficos que presentan eventos de la naturaleza que sólo existen en televisión. Pero los Batnados son tornados de murciélagos y no son tan terribles o descabellados como suenan.

La cineasta Kelly Sweet y un equipo de National Geographic visitaron la cueva Bracken cerca de San Antonio, Texas, donde tomaron imágenes del cielo al mismo tiempo que 20 millones de murciélagos se alimentaban. El tornado de murciélagos resultante no fue tan aterrador o vampírico como la cultura pop ha hecho creer, pero es impresionante desde la perspectiva interior del tornado.

Como explica el vídeo, cada año entre marzo y octubre millones de murciélagos salen fuera de la cueva para cazar al anochecer. La congregación de estos animales es una mala noticia para los insectos cercanos.

También el suelo de la cueva está plagado de serpientes que esperan una oportunidad de atrapar algún murciélago joven que tropiece cerca de la superficie. Otros también tropiezan con los cactus o son capturados por grandes depredadores como halcones.

Durante la observación, Kelly y el resto del equipo tuvieron que acostarse para evitar ser golpeados por los murciélagos. A pesar de ser rastreados por serpientes y salpicados con guano de murciélago en la cabeza, la experiencia fue muy confortable. “Tener el privilegio y poder ir y sólo experimentar y documentar lo que están haciendo es increíble”, dijo ella.

Los quirópteros (Chiroptera), conocidos comúnmente como murciélagos, son un orden de mamíferos placentarios cuyas extremidades superiores se desarrollaron como alas. Con aproximadamente 1100 especies, representan aproximadamente un 20% de todas las especies de mamíferos, lo que los convierte en el segundo orden más numeroso de esta clase (tras los roedores). Están presentes en todos los continentes, excepto en la Antártida.

La creencia que se difunde de ciertos animales como un riesgo para los seres humanos, oculta la verdadera naturaleza y el propósito que tienen en el medio ambiente.

Fuente: National Geographic

Atrapados en un tornado de murciélagos
Califica este artículo