Los científicos podrían confirmar esta semana el hallazgo de ondas gravitacionales.
Los científicos podrían confirmar esta semana el hallazgo de ondas gravitacionales.

Los científicos están a punto de hacer un importante anuncio el próximo jueves relacionado con la identificación de las ondas gravitacionales u ondas del espacio y tiempo que transportan la energía a través del Universo.

Estas ondas nunca fueron medidas directamente, aunque Albert Einstein dijo hace un siglo que existen, según su teoría de la relatividad general.

Se cree que se forman alrededor de enormes objetos como agujeros negros o estrellas de neutrones, deformando el espacio y el tiempo en su camino.

Si las ondas gravitacionales fueron detectadas por los científicos, sería uno de los mayores hallazgos científicos de nuestros tiempos, que llenará un gran hueco en nuestra comprensión de cómo nació el Universo.

El mes pasado empezaron a circular rumores de que los científicos del LIGO (siglas en inglés de Observatorio de Ondas Gravitacionales con Interferómetro Láser) estaban preparando un documento donde confirmarían el descubrimiento de las ondas gravitacionales gracias a unos detectores ubicados en suelo estadounidense.

“Mi anterior rumor sobre LIGO fue confirmado por fuentes independientes. ¡Permanezcan atentos! Las ondas gravitacionales podrían haber sido descubiertas”, decía el cosmólogo Lawrence Krauss en un tuit publicado hace un mes. Conviene señalar que este investigador no trabaja en LIGO y se desconoce qué es lo que le impulso a dar rienda suelta a esta especulación en las redes sociales.

Ahora, finalmente sabemos que se hará un anuncio el jueves a las 10:30 am (15:30 GMT) en el Club Nacional de Prensa en Washington.

El evento junta a “científicos de Caltech, MIT y el instituto de Colaboración Científica de LIGO para informar a la comunidad científica sobre los esfuerzos de detectar las ondas”, señala un comunicado la National Science Foundation.

“Suministrarán un informe sobre los esfuerzos de la detección de ondas gravitacionales – u ondulaciones en el tejido del espacio-tiempo – usando el Observatorio de Ondas Gravitacionales con Interferómetro Láser (LIGO)”, dijo la fundación.

LIGO está formado por dos detectores idénticos construidos por los científicos del MIT y Caltech para detectar “vibraciones increíblemente pequeñas de las ondas gravitacionales que pasan por la Tierra”.

Un detector está ubicado en Livingston, Louisiana, mientras que el otro está en Hanford, Washington.

Un equipo de científicos de un proyecto llamado BICEP2 (imagen de la polarización de la radiación cósmica extragaláctica de fondo) anunció en 2014 que habían detectado estas pequeñas ondulaciones en el espacio tiempo, pero poco después reconocieron que sus hallazgos sólo fue polvo galáctico.

Vía: Space

No hay comentarios

Dejar una respuesta