Los terrenos utilizados para el ganado podrían aprovecharse para el cultivo de alimentos como el trigo, la soja y otras plantas.

Cada vez más personas optan por abandonar la carne dentro de su alimentación. Para algunos la carne no es necesaria para sobrevivir y para otros la carne es otro alimento necesario para la nutrición. Pero, ¿Qué pasaría si dejáramos de comer carne?

Aquí nos encontramos con un dilema, que si bien la opción de la gente por cambiar a una alimentación vegana o vegetariana es una opción saludable, para otros la ausencia de la carne en la alimentación supone un error.

1. No habría más hambre en el mundo

Los animales que serán utilizados para obtener su carne, son alimentados con el 97 por ciento de la cosecha de soja del mundo.  Tan sólo 40 millones de toneladas de alimento que se utiliza para el ganado, se utilizaría para eliminar los casos más extremos de hambre en el mundo. Sin embargo casi 20 veces esa cantidad de grano se alimenta a animales de granja cada año para producir carne. En un mundo donde unos 850 millones de personas no tienen suficiente para comer, es un crimen desperdiciar tanto alimento para producir una hamburguesa en lugar de alimentar directamente a personas.

2. Las personas tendrían más tierra a su disposición

Los terrenos utilizados para la cría de pollo, vacas y otros animales podrían utilizarse para los cultivos, sin embargo ocupan un lugar enorme para alimentar a los animales.  Vegfam, una fundación que apoya proyectos sostenibles estima que 10 hectáreas de terreno podrían ayudar a 60 personas si cultivaran soja, a 24 personas para sembrar trigo y a 10 personas por cultivar maíz, pero solamente a dos por la cría de ganado.

Científicos holandeses aseguran que 2.700 millones de de hectáreas utilizadas para el pastoreo de ganado junto con 100 millones de hectáreas de tierras utilizadas para el cultivo de alimentos de ganado podrían ser utilizados para cultivar alimentos para los seres humanos.

Por otra parte, la calidad de vida de los animales en el proceso de obtención de su carne no es todo lo buena que aparenta ser. En muchas granjas los animales están recluidos en pequeños habitáculos sin poder realizar ningún movimiento propio de su naturaleza animal. La única experiencia en el exterior es la que tienen cuando son llevados al matadero. La mejor forma de liberarlos es no consumir su carne.

3. Se aliviarían muchos problemas de salud

La consecuencias del hacinamiento conduce a una alimentación constante de drogas para mantenerlos vivos en estas condiciones insalubres. El estrés aumenta la probabilidad de que desarrollen superbacterias resistentes a los medicamentos, sobre todo a los antibióticos.

En Inglaterra la obesidad está matando literalmente a la población. El consumo descontrolado de lácteos, carnes y huevos, aumentan el colesterol y las grasas saturadas en el organismo. Esto incrementa el riesgo de ataques cardíacos, accidentes cerebro vasculares, diabetes y diversos tipos de cáncer. Claro que podemos encontrar veganos o vegetarianos con sobrepeso al igual que personas delgadas que comen carne.

4. Millones de animales dejarían de sufrir y ser sacrificados cada día

En muchas granjas industriales, los animales viven en condiciones de hacinamiento y nunca crían familias, nunca van a buscar comida ni hacen otras cosas que harían naturalmente si estuvieran libres. La mayoría ni siquiera ven la luz del Sol ni tienen la posibilidad de respirar aire fresco hasta el día en que son cargados en camiones hacía el matadero. No hay mejor manera de ayudar a los animales y poner fin a esta interminable cadena de sacrificios y sufrimiento que optando por no comerlos.

Si te haces vegano no quiere decir que el mundo será un lugar perfecto, ni de lejos, pero al menos aportarías un granito de arena para que se convierta en un lugar más sostenible, saludable y respetuoso con todos los animales.

Vía: Independent

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta