Normalmente, la selva de Bali no es un sitio donde sueles encontrar tecnología sacada de las películas de ciencia ficción. Aun así, un vecino del pueblo de Nyuhtebel ha construido un brazo de metal que parece sacado de Mad Max.

Apodado por los otros vecinos como “el cyborg” o “Iron Man”, el inventor de este brazo mecánico, I Wayan Sumardana, trabaja como soldador en su pueblo natal.

Sumardana dijo que la idea de este brazo mecánico le vino una mañana cuando sintió que ya no podía controlar su mano derecha. Asustado, pensó que iba a sufrir un ataque cerebral y fue de urgencia al médico, quien no encontró ninguna explicación y lo envió al chamán del pueblo que tampoco pudo ofrecerle ayuda.

Tras caer en una fuerte depresión y sin dinero suficiente, el hombre decidió construir un “brazo biónico” para ayudarle a trabajar de nuevo. El aparato fue construido de metal viejo, una batería de litio, ruedas e incluso un dinamo combinado con otros componentes electrónicos sencillos.

No obstante, al ser preguntado por los periodistas de la BBC cómo controla su mano biónica teniendo en cuenta que su mano natural está adormecida, el soldador balinés dijo que usa “energías neurales” que le indican a la mano qué hacer. Al parecer, el hombre construyó una banda metálica para la cabeza que se conecta a través de un cable al brazo, y mediante el cable estas supuestas “energías” guían el mecanismo de la mano.

Preguntado por un profesor de física si el aparato usa algún código especial o algún estilo de programación, el joven soldador dijo que ni siquiera sabe escribir códigos. Al parecer, todo se basa en el uso de “energías”.

Muchos curiosos consideran que esto parece sacado de las películas de ciencia ficción estadounidenses y se muestran escépticos frente a la creación de este joven, aunque otros presentes en la demostración del brazo biónico han quedado impresionados por los efectos del aparato: “No me importa si es verdad o no”, afirma un residente. “Para mi es extraordinario. No muchas personas que pasan por sufrimientos pueden superarlos”.

Parece que en Bali la ley de la selva se aplica también en la física. Por lo tanto, os dejamos a vosotros que decidáis si Sumardana tiene razón o no.

No hay comentarios

Dejar una respuesta