La fusión nuclear como alternativa de energía
La fusión nuclear como alternativa de energía

Los científicos alemanes han encendido la Wendelstein 7-X (W7X) “stellarator” – la máquina de fusión nuclear más grande de su tipo, para conseguir producir y mantener el plasma de hidrógeno por primera vez con éxito.

La importancia de este logro consiste en la producción de plasma de hidrógeno para producir una energía limpia semejante a la energía utilizada por el Sol. Controlar esta energía pondría fin a los combustibles fósiles a cambio de una energía más eficiente y sostenible.

“Es una fuente de energía muy limpia, la más limpia que podríamos desear. Un legado para nuestros hijos y nietos”, dijo el físico John Jelonnek del Karlsruhe Institute of Technology a la Associated Press, vía The Guardian.

La fisión nuclear es lo que se logra en las instalaciones nucleares, generando energía mediante la división del núcleo de un átomo en pequeños núcleos y neutrones. Es muy eficiente pero los residuos radiactivos que produce son muy peligrosos.

La fusión nuclear, por el contrario, produce grandes cantidades de energía cuando los átomos se fusionan a altas temperaturas sin crear residuos radioactivos.

La fusión nuclear ha estado alimentando nuestro Sol durante los últimos 4.500 millones de años. Si pudiéramos controlar una energía de esa magnitud, resolveríamos muchos de los problemas energéticos. Es un gran “sí” al esfuerzo que durante más de seis décadas han estado trabajando los científicos y todavía siguen desarrollando.

Controlar la energía del Sol

El problema que plantea la fusión nuclear controlada es que tenemos que recrear condiciones favorables en el interior del Sol. Tendríamos que manipular una bola enorme de 100 millones de grados centígrados de gas de plasma.

En noviembre, investigadores del Max Planck Institute for Plasma Physics de Alemania encendieron su Stellarator obteniendo buenos resultados al generar plasma de helio. La obtención de helio fue una buena prueba conceptual, pero el hidrógeno libera mucha más energía, y también pasa a ser mucho más difícil de calentar.

Sin embargo, el equipo reportó ahora que 2 megavatios de radiación de microondas fueron capaces de calentar el gas de hidrógeno a 80 millones de grados durante un cuarto de segundo, aunque creen poder llegar a los 100 millones de grados y sostener el plasma resultante durante mucho más tiempo.

El experimento seguirá hasta marzo cuando se monten azulejos de carbono y captadores para eliminar impurezas dentro de la vasija del reactor.

El equipo dice que el Stellarator W-X no fue creado para obtener energía, sino para demostrar que se puede llegar a ella.

Tras estos experimentos, se piensa aumentar la potencia a 20 megavatios, lo que supondría que el plasma se mantendría por 30 minutos.

Fuente: sciencealert

No hay comentarios

Dejar una respuesta