Campo magnético del Sol

El Sol es la estrella de nuestro sistema solar y dentro de su actividad encontramos torsión, bucles imponentes y ciclones que alcanzan la atmósfera superior. Aunque este espectáculo es prácticamente imperceptible, en la década de 1950 conseguimos nuestro primer vistazo de este material, que emite la luz en longitudes de onda invisibles para nuestros ojos.

Al observar este sistema dinámico, los científicos tuvieron el propósito de saber qué lo causaba.  Utilizando observaciones en tiempo real y simulaciones de computadora de los materiales coronarios del sol, ahora sabemos que es una estrella magnética que se mueve con las leyes del electromagnetismo.

“No se sabe con exactitud dónde se produce este campo de fuerza. Se especula que pueda producirse en su superficie, a diferentes profundidades o en su núcleo”, dice Dean Pesnell, un científico del Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland.

Conocer lo que impulsa el sistema magnético del Sol nos aportaría datos de las explosiones solares, el campo magnético interplanetario y la radiación que emite.

El sol está hecho de plasma, un gas donde partículas cargadas de energía crean campos magnéticos. El plasma solar establece un sistema de causa y efecto en el que el plasma fluye dentro del Sol. A este sistema se le conoce como dinamo solar.

Estos bucles magnéticos pueden medirse a través de magnetógrafos, que miden la fuerza y la dirección de los campos magnéticos.

Cada 11 años el Sol alcanza un máximo y un mínimo de actividad

Aun no se ha trazado una estructura magnética completa del Sol pero se tiene suficiente información. Cada 11 años el estado del campo magnético solar cambia alcanzando o bien una actividad reducida o una actividad intensa.

“En el máximo solar, el campo magnético tiene una forma muy complicada con un montón de pequeñas estructuras, estas son las regiones activadas que vemos”, dijo Pesnell. “En el mínimo solar, el campo es más débil y concentrado en los polos. Es una estructura muy suave que no da lugar a las manchas solares”.

Fuente: NASA

No hay comentarios

Dejar una respuesta