Sede de la NSA

La Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos declaró el año pasado que los algoritmos de seguridad en cuyo desarrollo ha trabajado una década ya no son tan seguros. ¿La razón? El peligro de los ordenadores cuánticos.

Ahora, la compañía ha publicado más detalles sobre estos temores, diciendo que “hay una gran investigación en el área de la computación cuántica, y se han hecho tantos progresos que la NSA debe actuar de inmediato”, señala la agencia en un documento de preguntas y respuestas dirigido a empresas y departamentos gubernamentales que trabajan con datos sensibles.

Al parecer, en la actualidad ya nadie sabe cómo crear sistemas de cifrado a prueba de los ordenadores cuánticos. La NSA sólo puede pedir a las empresas que creen nuevos sistemas que utilicen ciertos algoritmos “supuestamente seguros de los ataques procedentes de un gran ordenador cuántico”. Asimismo, también dijo que ahora trabaja con el Instituto Nacional de Tecnología y Estándares para crear un nuevo conjunto de algoritmos que puedan servir en una era post-cuántica.

El desarrollo de estos nuevos algoritmos seguros apenas está en sus comienzos. Hasta ahora ya fueron propuestos algunos algoritmos de cifrado resistentes a los equipos cuánticos por Microsoft, pero no han demostrado su eficacia contra el poder de los ordenadores cuánticos.

Por otro lado, el departamento de computación cuántica de Google dijo que espera tener al menos un sistema de cifrado capaz de resistir a un ataque realizado por un ordenador cuántico de gran capacidad en unos pocos años. Aunque parezca mucho tiempo, la realidad es que nadie debería preocuparse demasiado en este momento, ya que el uso de un ordenador cuántico para romper claves criptográficas sigue siendo una de las cosas más difíciles que se pueden hacer en uno de estos equipos.

Los ordenadores cuánticos están hechos de unos dispositivos denominados qubits. Los investigadores aseguran que unos pocos cientos o miles de qubits son capaces de realizar complicadas simulaciones químicas y resolver problemas de gran dificultad. El descifrado de una clave criptográfica del tipo que se usan actualmente requeriría cientos de millones de qubits.

Esto siguiere que la actual criptografía podría mantenerse segura en los próximos años, pero a medida que avanza la computación cuántica, habrá que ir desarrollando métodos más fuertes de encriptar los datos y de protegerlos.

No hay comentarios

Dejar una respuesta