Los caballos captan nuestras emociones a través de nuestros rasgos faciales

Por primera vez se ha demostrado que los caballos son capaces de distinguir las expresiones faciales humanas de enojo y felicidad.

Los psicólogos estudiaron 28 caballos los cuales cuando vieron una fotografía de un rostro enojado aumentaron su ritmo cardíaco y mostraron comportamientos con estrés. El estudio publicado en Biology Letters, llega a la conclusión de que los caballos interpretan la actitud de las personas por sus caras enojadas o de felicidad. El aumento del ritmo cardiaco no se había visto antes en la interacción de animales y seres humanos.

Amy Smith, estudiante de doctorado en comunicación vocal de mamíferos y de la Universidad de Sussex que co-dirigió la investigación, dijo lo siguiente: “Lo interesante es que los caballos pueden leer las emociones a través de las especies. Los caballos son una especie social sofisticada y es la primera vez que vemos como diferencian entre las expresiones faciales humanas positivas y negativas”.

Muchas especies captan los estímulos amenazantes con su ojo izquierdo debido a la especialización del hemisferio derecho cerebral.

“Los caballos tenían una fuerte reacción a las expresiones negativas mientras que en las positivas permanecían en calma. Para los animales es importante reconocer las amenazas de su entorno y actuar como un sistema  de alerta. Captar el comportamiento humano negativo para ellos quizás funciona como algún tipo de sistema de advertencia”, afirmó el científico.

Este caso también se ha documentado en perros

La profesora Karen McComb, principal coautora de la investigación, dijo: “Existen varias explicaciones para estos resultados. Los caballos han adaptado una ancestral habilidad para leer las señales emocionales de los otros caballos para responder adecuadamente a las expresiones faciales humanas.  Esta percepción es posible a pesar de la diferencia de morfología facial entre caballos y seres humanos”.

El experimento fue llevado a cabo entre abril del 2014 y febrero del 2015. Los caballos pertenecían a la equitación y otros a establos libres. Al mostrar las fotografías de personas desconocidas en actitud feliz y enojada, la reacciones fueron espontáneas, con mayor importancia en las caras enojadas.

Fuente: sciencedaily

No hay comentarios

Dejar una respuesta