Unimpossible Missions. Photo credit: General Electric/YouTube
Unimpossible Missions. Photo credit: General Electric/YouTube

Un experimento nos muestra qué es lo que le ocurre a una bola de nieve sumergida a una temperatura de 1300 grados. Con la ayuda de la ciencia y utilizando los materiales apropiados la bola de nieve no lo pasaría demasiado mal en un ambiente de temperaturas extremas.

En este cortometraje, un recipiente sirve de escudo para una bola de nieve que se sumerge en un baño de material fundido a altas temperaturas. Al retirar el líquido ardiente, la bola de nieve sigue intacta conservando sus propiedades como al principio del experimento.

Este vídeo publicado en Youtube fue producido por General Electric, para una serie promocional llamada “Unimpossible Missions”.

El equipo de ingenieros y científicos de General Electric desarrolló la cápsula, que se hace de una superaleación basada en níquel. La carcasa de metal es notable, de poco más de 3 milímetros de espesor, y luego fue forrada con 5 centímetros de aislamiento de aluminio-silicato fibroso.

Estos materiales pueden soportar temperaturas inmensamente altas y fueron desarrollados para lidiar con el medio ambiente sobrecalentado de un motor de jet.

Todo este proceso que se observa en el vídeo demuestra que con los materiales adecuados, incluso una bola de nieve puede ser protegida por la temperatura más extrema que puede alcanzar el hombre.

Fuente: iflscience

¿Qué ocurre si pones una bola de nieve dentro de una cápsula de aleación de níquel y la cubres de acero fundido?
Califica este artículo