Pánico peludo
La altura a la que se acumula la mala hierba llega al techo de las casas. Crédito: 7News

Las casas de un pequeño pueblo australiano se ven obstruidas por una planta rodadora. Este fenómeno ha sido definido como el “pánico peludo”.

Las condiciones extremadamente secas han provocado que las malas hierbas se acumulen cada día en las casas de  Wangaratta al noreste de Victoria.

Los residentes están frustrados ante este problema ya que se ven obligados a eliminar las malas hierbas cada día durante varias horas. La acumulación de estas plantas llega a ser tan grande que la altura que alcanzan los montones llega al techo provocando el conocido “pánico peludo”.

Se trata de los residuos de una planta parásita que durante los meses de verano es barrida por el viento, y se acumula en las ciudades al verse obstaculizada por la brisa.

Esta especie se llama “peluda” porque si bien  hay un número de otras especies de Panicum, ninguna tiene los pelos largos en los bordes de sus hojas.

Esta planta crece rápidamente y puede formar enredaderas de hierba muerta con semillas en su interior diseñadas para dispersarse y crecer a su alrededor.

El veterinario de Wangaratta Richard Evans le dijo a la BBC que la maleza perdería su toxicidad una vez que se secara.

“Lo importante es que no va a matar ni a perros ni a gatos de la gente, a veces se hace de un infierno, un desastre”, dijo Richard.

Los vecinos del lugar ya conocen el fenómeno y no les asombra su aparición, pero según informa Asak News, este año el “pánico peludo” está fuera de control. Así, de un momento a otros los inmuebles y vehículos se ven cubiertos y rodeados por enormes masas de “pelo vegetal” que obliga a arduas tareas de limpieza, tal como se aprecia en el vídeo.

Fuente: BBC

Califica este artículo