Image credit: ESA/Hubble & NASA, Acknowledgement: Judy Schmidt

La NASA nos aporta nuevas imágenes del telescopio Hubble de una burbuja azul gigantesca. En el centro de esta imagen aparece una estrella Wolf-Rayet conocida como WR 31a y ubicada a unos 30.000 años luz de distancia en la constelación de Carina.

La burbuja de color azul parece rodear a WR 31a formando una nebulosa de Wolf-Rayet, una nube interestelar de polvo, hidrógeno, helio y otros gases. Cuando los vientos estelares interactúan a gran velocidad con las capas externas de hidrógeno expulsado por las estrellas de Wolf-Rayet, estas nebulosas aparecen con frecuencia en forma esférica o en forma de anillo.

Se estima que la burbuja pudo haberse formado hace unos 20.000 años expandiéndose a un ritmo de alrededor de 220.000 kilómetros por hora.

Por desgracia, el ciclo de vida de una estrella de Wolf-Rayet es sólo de 100 mil años, un abrir y cerrar de ojos en términos cósmicos.  A pesar de comenzar la vida con una masa 20 veces mayor que la del Sol, las estrellas Wolf-Rayet típicamente pierden la mitad de su masa en menos de 100.000 años. Y WR 31a no es una excepción a este caso. Por lo tanto, eventualmente termina su vida como una espectacular supernova, y el material de su explosión alimenta después a una nueva generación de estrellas y planetas.

Fuente: NASA

Califica este artículo