Hong Kong, China

Mediante el estudio de los movimientos y perfiles online, el Gobierno quiere atrapar a los “terroristas” por adelantado.

China está aprovechando su enorme sistema de vigilancia para crear un entorno unificado que permita a las autoridades realizar perfiles individuales de los ciudadanos en función de sus comportamientos online, transacciones financieras, lugares que visitan y personas que visitan.

Las autoridades están buscando cualquier señal de desviación de las normas que puedan indicar que alguien estaría implicado en actividades sospechosas.

Al parecer, el Gobierno chino está usando unas aplicaciones de “control predictivo” que fueron utilizadas por las autoridades estadounidenses y también ha invertido dinero para buscar maneras de mejorar el aprendizaje de las máquinas y las tecnologías de inteligencia artificial con el fin de identificar rostros humanos en los vídeos de vigilancia.

Por otro lado, las autoridades chinas también usaron la misma tecnología para crear la denominada plataforma SAPE (Evaluación de la Seguridad Pública) que es capaz de predecir los eventos de seguridad en función de los datos recopilados con las cámaras de vigilancia.

Las libertades, cada vez más limitadas en China

China invirtió fuertemente en la creación de mejores sistemas de vigilancia para sus grandes ciudades en los últimos cinco años hasta el punto de que los gastos en seguridad doméstica superaron el presupuesto para la defensa del país.

No sólo los ciudadanos son afectados por este asunto, sino también las grandes compañías. Justo en diciembre del 2015 las autoridades aprobaron unas leyes que otorga al gobierno mayores poderes de vigilancia y obliga a las compañías tecnológicas con sede en el país a colaborar y a entregar cualquier dato de sus usuarios a las autoridades cuando haga falta.

El portal Bloomberg informa que China está juntando todos los datos y sistemas que tiene en una sola plataforma para empezar a realizar predicciones comportamentales sobre cada individuo en parte. La empresa contratista China Electronics Technology Group recibió la tarea de desarrollar un software capaz de vigilar las actividades online, transacciones financieras, datos laborales y otros aspectos de las vidas de cada ciudadano con el fin de predecir posibles actos terroristas.

Este sistema de espionaje podría identificar cualquier transferencia inesperada de dinero, llamadas al extranjero realizadas por individuos que no tienen familiares en otros países y otros eventos de similares características que puedan delatar planes malignos.

En una conferencia de prensa realizada en diciembre, el ingeniero Wu Manqing de China Electronics Technology Group dijo lo siguiente a los periodistas:

“No lo llamamos plataforma big data, sino un entorno de información unificada. Es muy importante examinar las causas después de un acto de terror, pero lo más importante es predecir los próximos atentados”.

Fuentes: DefenseOne | Bloomberg

Califica este artículo