Steven Wright, el supuesto creador del Bitcoin, se encuentra en paradero desconocido

Durante el último año y medio varios expertos de la comunidad del Bitcoin han advertido de que el sistema necesita cambios fundamentales en su software con el fin de evitar la sobrecarga debido al continuo crecimiento de las transacciones en esta criptomoneda. Hubo un fuerte desacuerdo dentro de la comunidad sobre cómo solucionar este problema o incluso sobre si el problema existía en absoluto.

Esta semana, todas las predicciones se materializaron cuando la red alcanzó su capacidad, provocando enormes retrasos en las transacciones de todo el mundo, y en algunos casos incluso fallos irreversibles. El tiempo promedio para confirmar una transacción pasó de los 10 minutos hasta los 43 minutos en algunos casos, según apunta el portal The Verge.

Los usuarios quedaron confusos y las tiendas que una vez aceptaban Bitcoins empezaron a eliminar los pagos en esta moneda.

Las transacciones con Bitcoin son confirmadas cada vez que los mineros crean un nuevo bloque en la cadena de redes. Cada bloque toma unos 10 minutos en ser minado, y puede tener hasta 1MB de información. Con el fin de solucionar cualquier colapso o bloqueo, muchos de la comunidad han solicitado que cada bloque vea su capacidad aumentada hasta los 2MB.

Aunque parezca sencillo, esto resultó ser un duro trabajo. En este momento incluso se ha desarrollado un enfrentamiento entre el equipo responsable del código original del Bitcoin, conocido como Core, y una facción contraria que trata de fomentar el uso de su propia versión de un código abierto con mayor volumen en el tamaño de cada bloque, conocido como Classic.

Durante los últimos días, ambos lados se han acusado mutuamente de recurrir a tácticas bastante agresivas y sucias. El equipo Core afirma que la red está congestionada porque los partidarios de Classic están haciendo spam en la red con transacciones de bajo coste que los mineros no aceptan. Por otro lado, los de Classic afirman que los usuarios que intenten ejecutar nodos o minar bloques con su software han recibido ataques DDoS que afectaron sus redes informáticas.

Muchos usuarios de la comunidad estadounidense esperaban que una crisis de este tipo fuera capaz de empujar a los mineros a adoptar cualquier cadena más valiosa que sus intereses económicos. Pero hasta ahora el debate sigue arrastrándose y parece que no hay ninguna solución en el horizonte. Los únicos afectados son las transacciones de los consumidores.

El Bitcoin vive sus peores momentos
Califica este artículo